Pompeo negó minimizar el caso de diplomáticos enfermos en China

Mike Pompeo

Foto: Agencia AFP

El jefe de la diplomacia de Estados Unidos, Mike Pompeo, se defendió este miércoles de acusaciones de haber minimizado el caso de diplomáticos estadounidenses afectados en China con síntomas similares a un misterioso fenómeno registrado en Cuba que desencadenó represalias.

"La idea de que no hubiéramos protegido a nuestro personal debido a un objetivo político más amplio es absolutamente falsa, totalmente falsa", indicó Pompeo en una rueda de prensa en Washington, mostrando su molestia ante la pregunta. 

Entre finales de 2016 y mayo de 2018 varios diplomáticos destinados en Cuba, además de miembros de sus familias, sufrieron diversos males, incluyendo problemas de equilibrio y vértigo, desajustes de la coordinación y ansiedad, irritabilidad y varios síntomas que los afectados resumieron con una "bruma cognitiva". 

"No quiero que ningún país en el mundo pueda pensar que puede hacer algo así sin que nosotros lo tomemos en serio", agregó. 

El caso, que en un principio se conoció como los "ataques acústicos" y luego fue descrito como el "síndrome de La Habana", fue tomado en serio por Washington, que entonces repatrió a la mayoría de su personal diplomático, coincidiendo con la política de Donald Trump de revertir la apertura con Cuba iniciada por su predecesor, Barack Obama.

En 2018, una serie de síntomas similares golpearon a diplomáticos estadounidenses destinados en Cantón, en China. En un principio el Departamento de Estado le dio un trato similar al incidente, pero luego dio marcha atrás, sin dar a los afectados la misma atención. 

Tampoco tomó medidas contra Pekín, como lo había hecho contra La Habana, según una investigación publicada el martes por el diario The New York Times. 

"Este es un encubrimiento deliberado y de alto nivel", denunció al diario Mark Lenzi, un empleado del Departamento de Estado destinado a la localidad china. 

Actualmente hay una investigación en curso que, según el diario estadounidense, identificó irregularidades en la gestión del caso. 

Los detractores del gobierno de Trump sospechan que la administración quiso evitar un conflicto en un momento en que estaba negociando un acuerdo comercial con China. 

Pompeo afirmó que no había un tema político de trasfondo y destacó que su Departamento busca garantizar la seguridad, la salud y la protección de todos los diplomáticos estadounidenses donde sea que estén destinados. 

Comparte