Periscopio Con el calor del verano

Todo hace suponer que tendremos un verano sumamente caliente, la tierra, nuestro sitio habitacional y único por ahora, viene transformando sus ciclos térmicos cada vez con más altas temperaturas que los precedentes y no dejamos de confirmar esa verdad por el simple hecho de ver el comportamiento de toda la naturaleza que nos rodea y en todas las latitudes, tanto septentrionales como australes y en nuestros 360 grados ecuatoriales.

Y lo tristemente grave es que somos la razón y consecuencia de ello, los proyectos expansivos de urbanización por medio de las comercializaciones de espacios para construir viviendas en antiguas zonas arboladas, que han desaparecido, a cambio de un nuevo fraccionamiento industrial, popular o residencial son la agresión del hombre a su tierra solo en busca de beneficios económicos de grupos autoritarios y coludidos con los gobiernos para ofertar lotes a cuantiosos compradores que buscan ‘su espacio’ personal.

Edición impresa digital aquí