Periscopio Robotización industrial y humana

 

 

 

La industria genérica vive una competencia agresiva y tecnológica con el objeto de disminuir sus costos productivos, incrementar sus volúmenes y dominar sus mercados, todo lo cual conjuntamente, los lleva a mejores resultados financieros. Así es como lo que nació como un arte, una herencia de conocimientos, habilidades y ‘secretos’ de familia paulatinamente se ha transformado de una artesanía a una tecnología masiva. La revolución industrial transformó el mundo y hoy vive sus consecuencias, unas positivas, otras altamente negativas.

Henry Ford toma el mercado automotriz hace un siglo por su ‘producción en serie, lineal y especializada’ frente a una competencia rezagada, cara, informal y escasa. Este principio es hoy el reto de los manufacturadores de bienes de consumo en la escala de sobrevivencia de sus marcas y patentes. Nos es común saber y haber visto como son los actuales procesos de producción por medio de videos y documentales a nuestro alcance; es asombroso ver como se han automatizado las diferentes etapas del proceso industrial en todas sus vertientes; desde pendas de vestir, artículos caseros, alimentos, artículos electrónicos, dispositivos militares y hasta los mismos robots productores de robots usados en las ensambladoras automotrices. Se ha robotizado la industria, se han reducido el empleo humano, los tiempos, los errores, los costos y a veces también la calidad.

Edición impresa digital aquí