Periscopio El TLC de Norteamérica

Periscopio    El TLC de Norteamérica
  Con miles de páginas para su muy confuso texto es hasta para los especialistas en cada área bastante difícil de comprender el alcance, imprevistos, errores e intereses ocultos que conlleva para cada una de las tres entidades firmantes de Norteamérica. Desde junio de 1990 y hasta 30 meses después estuvo listo para su firma inicial y ratificación por los Congresos de los tri-integrantes; fue hasta el 1ro de enero del ’94 cuando de oficializó su vigencia. Su ‘espíritu’ es el de eliminar obstáculos comerciales, abrir una libre competencia, fomentar las inversiones extranjeras, respetar los derechos de propiedad, autoría y patentes, administrar y resolver CONJUNTAMENTE las diferencias que surjan y mejorar su operación en el mediato y lejano futuro. Se establecieron clasificaciones la A, B, C, C+ y la D para agrupar productos, bienes y servicios en los cuales en diferentes plazos, uno inmediato y hasta otros en 20 años ir eliminando los aranceles que gravaban a esos productos, casi todos hoy ya liberados aunque nuestra Reforma Hacendaria sigue cobrando impuestos a diversos con el tema de la PROTECCION INDUSTRIAL NACIONAL (¿). Un área  muy difícil de abarcar es y será la parte LABORAL, la parte humana más allá de la mera relación económica, industrial y comercial. Esta es el área en la que la mano de obra exportada está resultando muy negativa para ambas partes; Canadá, en menor escala, no sufre tanto en este concepto como sí México y los Estados Unidos en donde millones de mexicanos laboran allá en diversas formas, unas más abiertas y equilibradas pero una gran mayoría en forma deficiente, oculta, ilegal y adversa al recibir su remuneración por sus contratantes o patrones.
Comparte