Pensamientos dichos… en voz alta La cultura laboral de la clase política o lo que es lo mismo, no voy a trabajar, no voy a trabajar

Pensamientos dichos… en voz alta    La cultura laboral de la clase política o lo que es  lo mismo, no voy a trabajar, no voy a trabajar
    Vivimos en un país donde el ir trabajar se convierte en parte de la rutina diaria de los mexicanos se acude, en la mayoría de los casos, por la necesidad de verse retribuido por un salario irrisorio que apenas alcanza para cubrir las necesidades más básicas de la familia, tenemos un compendio entero de pretextos para justificar la inasistencia a nuestro trabajo, un trabajo que para poderlo conseguir se tiene que pasar por un maratón de requisitos y prerrequisitos que debemos cumplimentar, experiencia laboral, estudios, capacitaciones, estado civil, número de hijos, disposición de horario, de tiempo, de poder viajar, se nos practican exámenes socioeconómicos, médicos, de sangre, psicopedagógicos, etc, para poder acreditar que somos aptos para el puesto. De acuerdo con cifras del Instituto Mexicano del seguro Social en 2016 existían 18,316 millones de trabajadores asegurados, de ellos 1,525 millones ganan menos de un salario mínimo y 2,544 millones entre uno y dos salarios, esto sin duda nos da una idea de la poca ganancia salarial que los trabajadores tienen por ello es importante sacudirse a diario la pereza, evitar los pretextos y aunque nos duela acudir a trabajar porque sabemos que una falta a nuestro centro de trabajo puede costarnos la rebaja económica en nuestro salario, regaños, actas administrativas o incluso el despido de nuestra actividad.
Comparte