Palabras del Presidente de los Estados Unidos Mexicanos, licenciado Enrique Peña Nieto, durante la Celebración del Día del Policía Federal 2017. 89 Aniversario.

Palabras del Presidente de los Estados Unidos Mexicanos, licenciado Enrique Peña Nieto, durante la Celebración del Día del Policía Federal 2017. 89 Aniversario.
              Muy estimados integrantes del Gabinete del Gobierno de la República.             Señores Gobernadores que hoy nos acompañan, cuya presencia da testimonio del reconocimiento que sus gobiernos hacen a la Policía Federal en las labores de auxilio y apoyo que han brindado en sus estados, precisamente, en favor de la seguridad de la sociedad.             Distinguidos miembros de la Policía Federal y graduados de su Academia.             Familiares y seres queridos de los integrantes de la Policía Federal:   Les saludo con todo respeto y valoro en ustedes el que sean el principal apoyo y pilar de los integrantes de nuestra Policía Federal, para el debido cumplimiento de sus tareas y deberes.             Gracias por acompañarles el día de hoy a la Policía Federal en este homenaje que le rendimos y en esta celebración que hoy hacemos, con motivo del Día de la Policía.             Felicidades a todas las familias, apoyo y respaldo de nuestra Policía Federal.             Saludo, también, a las delegaciones de países hermanos, que hoy aquí nos acompañan, en este homenaje.   Representantes de los medios de comunicación.             Señoras y señoras:             Hace cuatro años establecimos el 13 de julio como el Día del Policía Federal. Lo hicimos con el fin de reconocer a las mujeres y hombres que todos los días dan lo mejor de sí para cumplir con la mayor responsabilidad que tiene el Gobierno: proteger la seguridad de los mexicanos.             Todos los días vemos a Policías Federales trabajando por la seguridad de nuestra sociedad. Los vemos en las calles de nuestras ciudades, cuidando a las familias, y ayudando a prevenir y combatir los delitos.   También, los vemos asegurando cargamentos de armas y desactivando tomas clandestinas de combustible; y los vemos vigilando nuestras carreteras, como en el video que circuló en redes, hace unas semanas, en la que una patrulla de la Policía Federal escolta hasta la rampa de seguridad a un tráiler que se había quedado sin frenos en la Autopista México-Puebla.             Estos son sólo algunos ejemplos de lo mucho que hace la Policía Federal todos los días por nuestro país. Por eso, estamos hoy aquí celebrándolos.             Felicidades a cada uno de los integrantes de la Policía Federal.   Los muchos hoy aquí presentes, pero vaya mi felicitación y reconocimiento a todas y a todos los integrantes de esta gran corporación policiaca, que sirven a México en distintas partes de la geografía nacional.             Felicidades, miembros de la Policía Federal de nuestro país.             El Gobierno de la República retribuye a los policías federales con mejores salarios, prestaciones y capacitación.   Como reconocimiento al esfuerzo personal de nuestros casi 40 mil policías federales y de sus familias, desde 2013, les hemos otorgado alrededor de nueve mil créditos de vivienda, que ayuden a construir el patrimonio familiar.             Además, hemos incorporado a más de cuatro mil mujeres en el Programa de Seguro de Vida para Policías Federales Jefas de Familia.   Y entregamos más de 13 mil 500 préstamos inmediatos para que puedan realizar proyectos personales o hacer frente a imprevistos.             Sepan que tienen mi compromiso y el de este Gobierno para que gocen de una mejor calidad de vida y, también, para que tengan un mejor desempeño.   Por esa razón estamos consolidando la carrera policial al optimizar los procesos de reclutamiento, capacitación, promoción y reconocimiento.             Ustedes mejor que nadie saben que tenemos retos muy grandes en seguridad. Sólo podremos enfrentarlos con éxito si contamos con personal cada vez mejor preparado, que se conduzca con apego a los más altos valores éticos, y que anteponga siempre el bienestar de la sociedad al interés general.             En reciprocidad, la sociedad reconocerá el valor de quienes, como ustedes, han elegido una vida de servicio dedicada a proteger la seguridad de los mexicanos.   Ustedes son el rostro del Gobierno, son los encargados de que los mexicanos vivamos seguros.   Sabrán que han hecho muy bien su trabajo cuando el mayor anhelo de nuestros niños y jóvenes sea convertirse en policía, y también cuando ustedes se enorgullezcan de que sus propios hijos sigan sus pasos, en esta profesión.             La construcción de un México con seguridad y tranquilidad sólo se puede lograr con la actuación corresponsable de todo el Estado mexicano, tanto de los tres órdenes de Gobierno, como de los tres Poderes de la Unión y, por supuesto, con la participación de la sociedad civil y las comunidades.   Es claro que necesitamos en todo el país policías mejor preparados, profesionales y cercanos a la ciudadanía.   Por eso, envié al Poder Legislativo la iniciativa de Mando Único Policial con el objetivo de transformar mil 800 cuerpos policíacos en 32 policías estatales únicas, profesionales, capaces y confiables.             A la par de esta discusión legislativa, es imperativo que todos los estados asuman el compromiso de fortalecer sus instituciones de seguridad, con esfuerzos que vayan desde la capacitación y entrega de equipamiento, hasta los controles de confianza y la dignificación de la labor policial.             Si bien es cierto que el apoyo de las Fuerzas Federales en los estados es complementario y no puede ser permanente, los mexicanos deben tener la certeza de que el Gobierno de la República siempre está trabajando por su seguridad.             Esto es muy claro para la Policía Federal. Cada día los integrantes de esta institución arriesgan su vida para lograr que las calles, las plazas y las carreteras sean espacios seguros.             Es por eso que hoy hemos rendido homenaje con la Condecoración Caballero Águila a quienes han fallecido en un acto heroico, mientras cumplían con su deber; a quienes entregaron su vida al servicio de México.             Estos héroes son compañeros, padres, hermanos, hijos, y les debemos nuestra mayor admiración y respeto.             Su compromiso y su sacrificio son ejemplo de los valores que deben de guiar en todo momento a la Policía Federal.   Hablo de personas tan valiosas y queridas por sus compañeros, como el Comisario Camilo Juan Castañé Velasco y el Inspector José Rigoberto Peña Cárdenas caídos en el cumplimiento de su deber en Veracruz.             A los seres queridos de cada uno, de los 11 grandes policías que condecoramos hoy, quiero transmitirles la gratitud y el reconocimiento de todo México.             Para nosotros, ustedes, también, son verdaderos héroes.             He dado indicaciones al Secretario de Gobernación, al Comisionado Nacional de Seguridad, a la Consejería Jurídica para que, durante la elaboración de un Código Penal Único, se revisen a profundidad las agravantes en delitos cometidos contra policías, y se hagan más severas las sanciones correspondientes.             Señoras y señores:             Hemos logrado desarticular grandes estructuras delictivas. Pero hay que decirlo y reconocerlo: todavía nos queda camino por andar. Y estamos aún a distancia de las metas que nos propusimos en materia de seguridad.             Por esa razón, debemos redoblar esfuerzos para prevenir el delito, mejorar la coordinación entre autoridades, adoptar estrategias regionales y combatir el tráfico ilegal de armas y el lavado de dinero.             En el cumplimiento de estas tareas, les reitero el respaldo del Gobierno a todos los Policías Federales.             Muestren siempre su compromiso con el cuidado de la vida, la integridad y el patrimonio de los mexicanos.             Agradezco en cada uno de ustedes la amplia apertura y disposición que han mostrado para articular esfuerzos, junto con nuestras Fuerzas Armadas, que han venido a apoyar y respaldar las labores de la Policía Federal y de las distintas corporaciones policiacas de todo el país.             Hoy, actúan como compañeros de trabajo, en una labor de equipo, en un frente común, la Policía Federal y nuestras Fuerzas Armadas.   Y, en ello, vaya también desde aquí, desde este homenaje que hoy rendimos a nuestros Policías Federales, el reconocimiento que ellos también hacen a nuestras Fuerzas Armadas por contar con su respaldo y su apoyo permanente.             Como Presidente de la República tengo la firme convicción de que nuestra Policía Federal es una que ha logrado una mejor preparación; una mayor consolidación en su forma de actuar, de servir a México y de velar por la seguridad de las familias mexicanas.             Sigan trabajando bajo esta mística, la del servicio. De entregarse a la vocación que cada uno de ustedes ha decidido tener: la de servir a México siendo Policía Federal.             Hagan de este deber una tarea digna, una tarea encomiable, una tarea que gane el reconocimiento de la sociedad mexicana.   La Policía Federal es un pilar en la construcción de un país más seguro, con justicia y respeto a la ley.             En nombre de toda la sociedad mexicana, reitero mi reconocimiento y mi gratitud a toda la Policía Federal, a sus integrantes, mujeres y hombres; policías que sirven a México a través de darle seguridad a las familias mexicanas.             Felicidades mujeres y hombres policías federales en éste su día.             Muchas gracias por su servicio a México.
Comparte