López Obrador escucha al pueblo… sin detener la camioneta

0
179

La llegada del presidente de la república a cualquier rincón de país siempre acarreara inquietudes, gente que se manifiesta por situaciones agrarias, sociales, ecológicas y políticas que no han sido resueltas por años, asuntos que siempre van a requerir ante todo la atención del ejecutivo nacional.

 

López Obrador escucha al pueblo

Este lunes, desde muy entrada la madrugada, decenas de personas ya estaban frente a la zona naval para buscar a atención de López Obrador, la lluvia no torrencial no fue barrera ni impedimento para quitarles la idea y retirarse, lo mejor era buscar refugio en lo que pasaba al temporal. 

López Obrador escucha al pueblo

Los manifestantes fueron motivo de la atención de los medios que no lograron colarse a La Mañanera, jubilados y jubiladas del IMSS que denuncian el robo de sus ahorros para el retiro durante el gobierno de Peña Nieto, vecinos de fraccionamientos que buscan proteger sus viviendas de voraces empresas que pretenden despojarlos, ecologistas que buscan proteger áreas naturales y la gente de Boca de Tomatlán en contra del proyecto hidroeléctrico del rio los horcones.

López Obrador escucha al pueblo sin detener la camioneta

Y más personas que buscaban la atención del presidente de la república y quienes esperaron por más de cinco horas de pie frente a nerviosos marinos que cuidaban el ingreso a la zona naval como si fuera un castillo medieval defendido contra enemigos pero no se trataba de hordas salvajes, eran ciudadanos que solo deseaban ser escuchados. 

López Obrador escucha al pueblo   

Parado frente la valla metálica estuvieron parados por horas bajo el quemante sol mañanero pero la espera rindió frutos: a las 10 de la mañana con 31 minutos, los navales abrieron el portón y la camioneta suburban color negro se abrió paso entre la gente a baja velocidad.

López Obrador escucha al pueblo

La gente del IMSS le cerró el paso el tiempo suficiente para que la gente lograra acercarse, en ese dialogo caótico pero entendido, en total, los manifestantes tuvieron 2 minutos con 17 segundos para darle cartas, documentos, gritos de apoyo de protesta, entre apretones, empujones y jalones… el presidente los atendió pero sin que su camioneta se detuviera, fue hasta que dio por concluida la improvisada audiencia que la unidad aceleró el paso y se retiró rápidamente para seguir la agenda.

López Obrador escucha al pueblo sin detener la camioneta

Mientras en medio de aquel caos buscaban teléfonos caídos, zapatos, llaves tiradas, esto entre risas y porras: “es un honor esta con Obrador”, coreaban los servidores de la nación. 

López Obrador escucha al pueblo

Ahora sí, el personal naval podía respirar tranquilo.