Responden taxistas: los invasores son los transportistas federales

Responden taxistas: los invasores son los transportistas federales

Jaime Aguilar Mejía, secretario general del Sindicato Único de Chóferes Autotransportistas, aseguró que son mentiras lo que dicen los conductores de unidades federales de Turismo que se manifestaron este jueves.

Aseguró que están exagerando, ya que no tienen la legalidad para trabajar en las áreas de los hoteles hacia los diferentes puntos de la ciudad, por lo que traen placas federales. 

“La placa federal es para Aeropuerto y Hotel solamente, hotel y cuando hay acuerdos con nosotros y firmados con la autoridad y con agencias de viajes que los vamos a mostrar en dónde está la firma de los presidentes de las Agencias de Viajes, transportadoras, Secretaría de Turismo, Secretaría de Comunicaciones y Transportes, Secretaría de Movilidad y el Gobierno de Puerto Vallarta”. 

Mencionó que van a comprobar que son mentiras lo que señalan y reiteró que estos transportistas no cumplen con los requisitos y estos quieren hacer servicios de los hoteles a los restaurantes, bares, tiendas de autoservicio, campos de golf y demás lugares.

Lo que pretenden, dijo, es hacer servicios como los taxis y no lo que les corresponde solo hacer a ellos y eso es lo que está sucediendo en realidad, por lo que también los sindicatos de taxis han pedido a la autoridad que ponga orden para que ya no haya abuso por parte de ellos. 

Cabe mencionar que una caravana de más de 30 Autotransportistas federales de Turismo en sus modalidades turística y turística de lujo de Puerto Vallarta y Riviera Nayarit, se manifestaron este jueves, en contra del pago de cuotas o mejor conocida como la “Mona”, a los sindicatos de taxistas.

El escrito que entregaron tanto a la Secretaría de Transporte Jalisco como el Ayuntamiento de Puerto Vallarta exige la liberación del Transporte Federal Turístico en esta ciudad y el respeto a las facultades de explotación que les da su permiso, ya que su actividad siempre se ha visto dañada por los tintes políticos y tráfico de influencias de los sindicatos.

Comparte