Paralizado el comercio, el centro es un pueblo fantasma

Paralizado el comercio, el centro es un pueblo fantasma

Completamente frenado y sin opciones el comercio de recuerdos y artesanías.

Han pasado ya más de dos meses en que a causa de la emergencia sanitaria se frenaron las actividades turísticas y el comercio de recuerdos.

Faltando todavía casi un mes para la reactivación económica que se prevé empiece a tener efectos con la presencia de turismo el próximo mes de diciembre.

La soledad de las calles del centro se comparan con los comercios que tienen sus cortinas cerradas.

Además de los negocios de recuerdos y artesanías están las tiendas de ropa, estudios de tatuaje, venta de comida tipo fonda, librerías, zapaterías, pastelerías y depósitos entre otros.

Es impresionante ver calles con tan pocos vehículos y banquetas desoladas con apenas una o dos personas que se ven apurados para llegar a sus trabajos.

Comparte