Editorial Macabro

Editorial    Macabro
La capacidad de asombro cada día va en aumento. Es inconcebible como se ha normalizado la violencia en México, como se ha normalizado la brutal violencia en los crímenes que se realizan; como es normal apilar cadáveres en tráileres por la falta de espacio en las instalaciones del Semefo. El año pasado, Tribuna de la Bahía cuestionó en sus páginas, las lamentables condiciones que se mantenían decenas de cuerpos en las instalaciones del Semefo, al rebasar la capacidad en sus refrigeradores, para evitar su descomposición, esperando que fueran reclamados para darles cristiana sepultura o, en su defecto, se cumpliera el plazo previsto por la ley, para enterrarlos en una fosa común en caso de no ser reclamados. Sin embargo, lo sucedido en Tlaquepaque, con dos tráileres con 230 cadáveres, deambulando por las calles y colonias por ya no contar con espacio en la morgue, fue una acción macabra, falto de toda ética y compasión hacía los familiares de miles de víctimas que están desaparecidas. Por más que se quiera justificar esta acción, no se puede hacer, no se puede justificar una acción tan grotesca, tan inhumana. Cómo autoridad, debe cumplir y hacer cumplir con la Leyes y Reglamentos que rigen en el estado. En ninguna parte de la Leyes o Reglamentos, autoriza a apilar en tráileres cuerpos de víctimas de esta espiral de violencia, por lo tanto la autoridad no lo puede hacer bajo ninguna circunstancia, no puede justificar falta de espacio, más bien debe buscar espacios para poder darse abasto al resultado de una guerra inútil y sangrienta contra el narco, la cual está a punto de cumplir doce años. Es triste que el país haya llegado a este nivel. Es inaudito que alguien quiere justificar esta acción.  
Comparte