Reflexiones cotidianas Si dañas, me dañas

Reflexiones cotidianas  Si dañas, me dañas
Cuántas veces actuamos inconscientemente y en ese estado generamos acciones que dañan a otros. Puede ser con un gesto, un grito, un golpe, un desprecio. No nos damos cuenta que al hacerlo nos estamos dando a nosotros mismos. Por eso dicen lo maestros: Trata a los demás como quieras que te traten. Si en nuestra vida ofendemos, robamos, mentimos, ofuscamos, depreciamos o dañamos, eso mismo nos lo estamos haciendo. Todo regresa como un boomerang. En India existe este cuento de Parvati, la consorte de Siva, titulado si Dañas, me dañas.
Comparte