Villa del Palmar Cancún - Vive tu pasión por viajar

Reflexiones Cotidianas: ¿Dónde está Dios?

Reflexiones Cotidianas: ¿Dónde está Dios?
Han sido muchos los maestros que han pregonado la existencia de un solo Dios, el creador, el omnisciente, el uno, pese a ello han surgido muchas religiones que creen en un dios particular, diferente al de otras tradiciones espirituales. Al creerse diferentes generan sus dogmas y fanatismos y con ello la división, la superstición y la guerra en contra de aquellos que no piensan como ellos o tienen otro Dios. Muchas guerras ha librado ésta humanidad a lo largo de su historia; la guerra en contra de los infieles. Otra falacia es que la mayoría de las corrientes religiosas buscan a Dios afuera, no en su interior y piensan que están separados de Dios o que Dios es un padre castigador y todo lo que le sucede a esta humanidad son castigos divinos. Todos los grandes maestros como Krishna, Buda, Jesús, antes Zoroastro, Rama y otros tantos han pregonada la existencia de ese Dios como un padre bondadoso, leal y amoroso, principalmente con aquellos que le adoran y se rinden ante tal grandiosidad. Todos esos maestros han traído los mapas para retornar a casa. Esa cartografía se encuentra en los libros sagrados que nos han legado, pero para encontrar su significado hay que leerlos con el corazón, no con la mente. Comprender que Dios, su presencia está en nuestro interior y en todo lo que nos rodea. Hay un cuento Sikh que habla de Guru Nanak, un gran maestro de la India. Desde niño venía con sabiduría y lo único que deseaba era servir a Dios. Pese a que en ese país se adoraban a varios dioses y había luchas constantes entre musulmanes, los hinduistas, Guru Nanak pregonó la existencia de un solo Dios. Pese a que su padre, que era un próspero comerciante, lo quería convencer de que siguiera su profesión, Nanak se opuso y desde joven se fue a predicar las enseñanzas que había recibido. Al final, su padre no tuvo más alternativo que dejarlo libre y le pidió que se llevara a dos ayudantes; uno era musulmán y el otro hinduista: El Baba y Mardana. Guru Nanak empezó su misión ridiculizando las falsas creencias y las demostraciones y enseñando una vida de absoluta hermandad. El sacó a la gente de sus sueños supersticiosos y dándoles el conocimiento de su verdadero ser, de su esencia divina, les abrió la puerta a una nueva vida en la que el hombre vivía en meditación en un estado de continua experiencia de paz, dicha y amor, dedicado a su. servicio no como al Dios abstracto y lejano de las religiones sino como a un amigo personal. En su primer viaje (1507-1515) El Baba y Mardana visitaron Aimanabad. Allí fueron recibidos por un rico de la casta más alta, Molak Bhago, e invitados a una fiesta; y Nanak comenzó su ministerio rompiendo los prejuicios de la casta acudiendo a casa de Lalo, un pobre carpintero y sudra, y pasó la noche en su compañía cantando bhajans al Señor. Cuando Bhago, a la mañana siguiente, protestó por su conducta, el Guru le dijo que su pan estaba impregnado de la sangre de los pobres oprimidos, y dicho y hecho, tomó una hogaza de pan de la casa del rico y otra de Lalo; partió ambas y de una brotó sangre y de la otra la leche de la bondad humana. En otro de sus viajes, llegaron luego a la Meca, la ciudad santa de los mu- sulmanes. Allí fue despertado bruscamente de su sueño por un cuidador de la Kaaba, el edificio sagrado de la Meca. El cuidador fue a informarle a un sacerdote de este sacrilegio. El sacerdote, irritado, se apresuró a llegar hasta donde estaba durmiendo el Guru. sacerdote musulmán que le increpó por tener los pies en dirección a la sagrada Kaaba. Nanak, apaciblemente le pidió que los girase a un lugar donde Dios no estuviera. El sacerdote le increpó: “Levántate, estúpido necio. Frota tu cara en el suelo y ruega que te perdonen por poner tus pies hacia la casa de Dios”. El Guru no se movió, sino que tranquilamente le dijo: - “Mueve mis pies hacia el lugar hacia donde Dios no vive”. El sacerdote, irritado, le ordenó al cuidador que lo tomara de los pies y lo moviera hacia otra dirección. El portero obedeció peri cuando lo movía, la Kaaba también se movía. El sacerdote quedó atónito. Vio que la casa de Dios estaba en todas direcciones, tal como se le dijo Nanak. Es verdad, Dios no está en los templos solamente o en el cielo, está en el interior de cada hombre y en todo lo que le rodea. El Guru se levantó y miró al sacerdote con ojos llenos de compasión y le dijo: - “No olvides lo que has visto. Todo el espacio no es más que el lugar donde mora Dios.”  
¡Comparte ahora!

Lo más nuevo

26 nov porttda
Vallarta acumula 6 nuevos casos de coronavirus en 24 horas
26 noviembre, 2020
Oaxaca envía brigada médica a Tabasco en apoyo por inundación
Oaxaca envía brigada médica a Tabasco en apoyo por inundación
26 noviembre, 2020
Pfizer pidió a México autorización sanitaria para su vacuna: Ebrard
Pfizer pidió a México autorización sanitaria para su vacuna: Ebrard
26 noviembre, 2020
China impone medidas antidumping al vino australiano
China impone medidas antidumping al vino australiano
26 noviembre, 2020
"AMLO está más preocupado en espiar opositores, que en gobernar"
"AMLO está más preocupado en espiar opositores, que en gobernar"
26 noviembre, 2020