Editorial Todo el rigor de la Ley

Editorial    Todo el rigor de la Ley
En la actualidad, está comprobado que manejar hablando teléfono o “texteando” es más peligroso que manejar en estado de ebriedad, aunque las tres son irresposables. En cualquiera de esos casos, el conductor no está utilizando sus cinco sentidos para poder manejar, lo que es causante de accidentes fatales. Es obvio que cualquiera de las tres formas de manejar están prohibidas y ameritan ser multados por las autoridades, sin embargo, es muy común ver en las calles de Puerto Vallarta y Bahía de Banderas, a centenas de conductores con el celular en la mano o en la oreja, sin que los elementos de tránsito cumplan con su trabajo y les impongan una multa por violar el Reglamento. Según datos de la Secretaría de Movilidad, en el estado de Jalisco siete de cada 10 accidentes vehiculares son provocados por conductores “texteando” o hablando por teléfono, una cifra altísima, que obliga a la autoridad a intervenir y actuar con severidad ante este grave problema de seguridad. De acuerdo a la página de internet http://simanejonotexteo.org, el conducir y redactar mensajes de texto por el teléfono celular amplía 23 veces la probabilidad de sufrir un accidente vial, percances que cuestan al país el 1.43 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB), alrededor de 65,mil millones de dólares al año. Según la misma página web, los que más textean son los jóvenes y según las más recientes estadísticas, cada año se registran más de 100 mil accidentes de autos por conductores que manejaban y texteaban. Especialistas de la Universidad Anáhuac explicaron que le toma 20 metros a un conductor recuperarse luego de redactar un mensaje vía celular (textear) y conducir, lo que le impide estar alerta ante cualquier eventualidad vial. Escribir un mensaje de texto es más peligroso que manejar en estado de ebriedad, pues incrementa 22 veces, es decir en más del 1,000 por ciento el riesgo de provocar un choque. Estos fenómenos generan una pérdida económica que puede evitarse e indicó que los accidentes son la causa número uno de muerte de jóvenes en el país. Un estudio de la Federal Motor Carrier Safety Administration de Estados Unidos revela que por cada seis minutos 'texteando', los ojos de los conductores permanecen 4.6 segundos sin mirar el camino, que equivale a recorrer en auto el largo de un campo de futbol con los ojos vendados a una velocidad de 55 kilómetros por hora. En el Distrito Federal, el Reglamento de Tránsito Metropolitano (RTM) prohíbe a los conductores sujetar aparatos de telecomunicación u otros objetos que representen un distractor para la conducción segura del vehículo. En ciudades como Dallas, San Antonio, Austin, Amarillo, Galveston, El Paso, Missouri City, Stephenville, Laredo y otras ciudades texanas, tienen leyes que limitan o simplemente prohíben el uso de celulares cuando manejan. Países como Holanda, Alemania, Australia, entre otros, ya aplican reglamentos que castigan a las personas que usan el celular mientras van manejando.
Comparte