De divorcio, separaciones y derechos: el calvario de las mujeres

De divorcio, separaciones y derechos: el calvario de las mujeres
  Las mujeres hemos sido educadas para el matrimonio; se nos forma para tener pareja; se nos dice desde pequeñas que una mujer solo está completa si tiene a alguien a su lado. Esta idea se encuentra claramente ejemplificada cuando se dice que buscamos “nuestra media naranja”; por lo que cuando una mujer decide estar soltera, el despectivo social la califica de “solterona” y peor aún, cuando una mujer decide divorciarse o separarse de su pareja, el constructo social se enfila a recordarle desde todos los ángulos que ese es “una seria equivocación” y que una mujer separada ya no es digna. En este constructo social que les pone grandes obstáculos a las mujeres que deciden obtener su libertad después de una relación tóxica o destructiva, se encuentran con la pared por un lado, de la propia familia, ya que aún la frase de “juntos hasta que la muerte los separe” es un parámetro al que la mujer debe de sujetarse, no importa lo que esté viviendo en su relación, ella debe de seguir siendo la parte sufrida; para la mujer, la pareja es una “cruz” que debe de cargar; no importa si esa relación está terminando incluso con su propia vida.
Comparte