Villa del Palmar Cancún - Vive tu pasión por viajar

Calíope

Calíope

El problema es el sistema

Con el paso de los días se han revelado nuevos casos de abuso policial en México. Además del caso de Giovanni López en Jalisco y el inhumano asesinato de Alexander Gómez en Oaxaca, están los homicidios de Carlos Navarro, asesinado por policías de Veracruz, y Jair López, sometido por oficiales en una gasolinera en Tijuana. Está también la brutalidad policiaca en contra de manifestantes en Jalisco, que incluye tortura y desaparición forzada; el abuso de Alexia y Jhoany en el Estado de México, que fueron detenidas arbitrariamente, golpeadas y despojadas de sus pertenencias, y Benjamín Castro, que fue golpeado y torturado por policías municipales de Tijuana.

Y los casos siguen, se acumulan, el problema no es nuevo, ni ellos son las primeras víctimas del abuso de las autoridades. Son lamentables eslabones en una larga -larguísima- cadena de impunidad y corrupción, tan característica de nuestro país.

El uso excesivo de la fuerza policiaca, detención arbitraria, tortura, desaparición forzada, ejecuciones extrajudiciales, son prácticas comunes y recurrentes que no son investigadas ni castigadas. Las causas pueden ser variadas, pero en todas persiste el mismo principio. En algunos casos los cuerpos policiales pueden estar enredados con organizaciones criminales, en otros puede ser que la organización se haya convertido en un grupo corrupto que busca incrementar sus ganancias, otros más se deben a la normalización del uso de la violencia como parte de su ejercicio, por cierto con toda impunidad, pues entre ellos no investigarían lo que se considera parte del trabajo.

Lo que conecta estas posibles causas, y otras más, es la impunidad y corrupción con las que se actúa todos los días en este país. Y el problema no es únicamente que algunas personas se corrompan o volteen hacia otro lado mientras sucede lo peor, el problema es sistémico. Lo es en tanto que el sistema político mexicano necesita de esa corrupción y de esa impunidad para seguir reproduciendo sus prácticas.

Al sistema político le conviene que las cosas no cambien porque quienes lo manejan se ven favorecidos -y mucho- con su reproducción. Me explico: si el gobernante, el que sea, logra controlar los organismos autónomos, las fiscalías, a quienes investigan dentro y fuera del gobierno y demás instancias de justicia, entonces se crea un ambiente en el que una persona tiene el control de todo el aparato gubernamental, se vuelve intocable y es capaz de hacer a su antojo. Es el autoritarismo del pasado del que no nos hemos despojado porque la práctica de la justicia, como de otras tantas actividades en México, es una práctica politizada con la que se genera estabilidad para el gobernante. La solución del problema es entonces multidimensional, en primer lugar hacer justicia a quienes se han visto afectados por las malas prácticas policiacas, pero sobre todo en cambiar el sistema, eso significa restarle poder a los gobernantes y acabar con su estabilidad.

¡Comparte ahora!

Lo más nuevo

Semáforo en el CUC
Cumplen un año sin funcionar correctamente semáforos del CUC
29 octubre, 2020
Sesión de Cabildo
Ayuntamiento aprueba regularizar 9 colonias
29 octubre, 2020
Biden Trump
Trump presume recuperación y Biden lo acusa de propagar el virus
29 octubre, 2020
Transporte Público Puerto Vallarta
Habrá vigilancia estricta de transporte durante “botonazo”
29 octubre, 2020
Botón de emergencia
¿Cómo aplicará el Botón de Emergencia en Vallarta? Entérate
29 octubre, 2020