Villa del Palmar Cancún - Vive tu pasión por viajar

Calíope

Hugo López-Gatell

Sospechas

César Romero Gabriell

La semana pasada, The New York Times, El País y el Wall Street Journal publicaron paralelamente reportajes sobre el número de contagiados y fallecidos en México citando fuentes que aseguran que el efecto del coronavirus es mayor del que nos reportan las autoridades.

Inmediatamente, quienes se oponen a López Obrador confirmaron las acusaciones de que el gobierno deliberadamente maquilla las cifras reales de la pandemia en el país; quienes lo defienden, atacaron la seriedad de las publicaciones.

Horas más tarde López-Gatell sacó un video en el que explicó que en México, como en prácticamente todos los países, es muy difícil calcular con exactitud la población infectada y fallecida por COVID-19 debido a que los síntomas son muy parecidos con los de otras formas de neumonía.

Sin contar con que estos datos no pueden ser definitivos, pues no se hacen las pruebas suficientes, y además el conteo se hace con las cifras que reportan las 32 entidades federativas, con los debidos conflictos en la propia comunicación. Así, los datos oficiales son una parte de los casos reales, y el subsecretario insistió en que eso nunca se ha ocultado.

La sospecha de López-Gatell de que varios periódicos extranjeros coincidieran en el tema podría ser legítima, tanto como la misma sospecha que generan los datos que él mismo informa todas las tardes, ya denunciada por personajes como José Narro o Julio Frenk.

Creo que ambas sospechas responden a una actitud propia del presidente López Obrador: presentar a México como una excepción en la pandemia a partir de los datos claramente parciales que presenta López-Gatell. Frente a esta postura, es comprensible que haya quien tenga dudas razonables del absoluto con el que el gobierno pretende exhibir los datos.

Como consecuencia, la respuesta del subsecretario de sospechar de quienes sospechan es también comprensible: sospecha porque no entienden o porque hay una maquinaria que se dedica a golpear al gobierno federal.

Aquí hay dos asuntos que llaman poderosamente la atención. Por un lado la forma en la que unos y otros se descalifican: suelen utilizar, salvo honrosas excepciones, falacias del tipo ad hominem; atacar a la persona, no al argumento. De un lado y del otro vemos cómo se descalifican por haber sido, o por pertenecer a, o por cualquier otra cosa más.

El otro asunto de especial interés es la forma en la que abordan el concepto de verdad: parten de la creencia de que la ciencia (así, sin más adjetivos como “médica” o “neoliberal”) va a proporcional la verdad absoluta respecto a la pandemia y que, por lo tanto, existe una forma correcta (científica) de atender la crisis sanitaria. No la hay.

Lo que hay son una serie de medidas que cada gobierno, a nivel mundial, ha adoptado y son de lo más variadas. No hay una forma correcta de atacar este asunto, así como no hay una forma correcta de diagnóstico social de la pandemia. Lo que sí hay es el uso político que se da de esa coyuntura. El problema reside en que cada sector intenta sacar provecho de esta situación.

@cromerogabriell

¡Comparte ahora!

Lo más nuevo

AMLO
Prepárense porque no vamos a dar tregua: AMLO
27 septiembre, 2020
TikTok EEUU
El destino de TikTok en EEUU se decidirá este domingo
27 septiembre, 2020
Yuko Takeuchi
La actriz japonesa Yuko Takeuchi fue hallada muerta en su casa
27 septiembre, 2020
AMLO
AMLO pide a Congreso que apruebe que la Marina controle aduanas
27 septiembre, 2020
Metalero y chepirito
Metalero argentino se vuelve meme por parecido con Chavo del 8
27 septiembre, 2020