¡Ay, no mamen!

¡Ay, no mamen!

Las autoridades municipales, atendiendo un ordenamiento emitido por el Secretario General de Gobierno de Jalisco instruyeron el cierre de pasillos para productos no esenciales dentro de las tiendas de autoservicio.

El oficio de marras, firmado por Enrique Ibarra Pedroza, le pide a los Presidentes Municipales del estado estrechar las medidas de prevención durante las dos siguientes semanas, aunque esgrime la celebración del día de las madres como argumento principal.

En 6 puntos le indica a los alcaldes qué no se puede hacer.

En el punto 3 se lee "Reforzar la vigilancia para mantener la clausura de las actividades no esenciales como: venta de electrodomésticos, ropa, zapaterías, mueblerías, mercados, venta de flores, entre otras".

Con la presión de un puñado de comerciantes y el oficio del Secretario General, el Ayuntamiento vallartense ordenó el cierre de pasillos con mercancía "no esencial" en los autoservicios.

Pero ¿qué daño les hace?

Los supermercados tienen estrictas medidas para ingresar a ellos. Sólo aceptan una persona a la que le toman temperatura, obligan a que entre con tapabocas, le desinfectan las manos y le proporcionan un carro sanitizado. Si es preciso la gente debe formarse cuidando la sana distancia para ingresar. 

Por lo general han reducido la entrada a una sola puerta en la que al menos hay tres personas vigilando. Así que ¿cuál es el problema?

Resulta ridículo que se haya prohibido la venta de ciertos artículos que a consideración de las autoridades NO SON ESENCIALES.

Ahí le van algunos ejemplos:

  1. Ventiladores (¿no son esenciales en este inicio de la tempoarada de calor?)
  2. Refrigeradores (¿No son un bien doméstico esencial, más en nuestra región?)
  3. Aires acondicionados (Ídem. Si hay quien tiene la posibilidad de comprarlo ¿para qué negarlo?)
  4. Televisiones (Parecen un lujo pero ¿lo son? ¿no son esenciales para mantener  la familia entretenida e informada? ¡Carajo, están encerrados!)
  5. Libros (entiendo que para la ignorancia de las autoridades no sean esenciales pero si lo son, es una inmejorable manera de pasar la cuarentena).
  6. Juguetes... (igual que en las teles, parece que no son esenciales, pero contribuyen al entretenimiento de niños y adolescentes. Encerrada la palomilla en su casa un buen juego de mesa podría contribuir al solaz de una manera sana y divertida).

Pero les encanta la faramalla, el imponer su voluntad aún cuando no exista razón real para ello. ¿A poco creen que la gente se va a volcar ahorita a comprar lavadoras y estufas? ¿O a poco creen que la gente se va a ir a arrebatar camisetas y calzones? ¡AY, NO MAMEN!

¡Gracias a Charly Quindos por la foto!

 

Comparte