Coronavirus "le ha pegado fuerte" a ejidatarios

Coronavirus "le ha pegado fuerte" a ejidatarios

La contingencia sanitaria y medidas tomadas por la pandemia del coronavirus, también han afectado a los agricultores de la región. El coordinador de la Unión de Ejidos de Bahía de Banderas, Salvador Lucatero Gómez, indicó que el cierre de muchos negocios les ha impedido comercializar sus granos.

Consideró les ha pegado fuerte los efectos por COVID-19, pues quienes trabajan granos básicos, como son los ejidos de San Valle de Banderas, San Juan de Abajo y San José del Valle, las empresas les han dejado de consumir.

Se trata de aproximadamente 2 mil agro productores, integrantes de los 12 ejidos conformados en Bahía de Banderas, pero por la proximidad geográfica, también  se sumaron a esta organización 2 ejidos de Compostela, cuyas familias dijo se han afectado directa e indirectamente por el confinamiento social y desempleo. 

Tampoco pudieron abrir su hotel en sayulita

Ponderó que no solo afecta a quienes se dedican al agro, pues hay muchos compañeros e hijos que se dedican al sector turístico, y ahorita están sin fuentes de trabajo.

También hay proyectos de ejidos dirigidos a este sector, pero ante el cierre de playas y hoteles se han visto seriamente afectados, como el caso de Sayulita, cuyos ejidatarios llevan muy avanzada la edificación de un hotel, pero tuvieron que parar y posponer su inauguración. 

No han podido llevar a cabo asambleas

También esta situación ha descontrolado su organización y administración, tal es el caso de Bucerías y Valle de Banderas, que desaceleraron importantes trámites de indemnizaciones.

Lucatero Gómez subrayó, que por las mismas medidas de sana distancia, también tienen prohibido celebrar sus asambleas mensuales, llevan ya 2 suspendidas, lo que les ha impedido tomar acuerdos, y advierte que en mayo también tienen la instrucción de no convocar.

Informó que algunos núcleos agrarios abren sus oficinas, pero solo medio turno, otros de plano no pueden abrir sus puertas, como el Ejido Sayulita, cuya misma población se organizó e instaló filtros de seguridad, y ha controlado el cierre de todas actividades en este destino turístico.

Comparte