“No quedó nada en pie”

“No quedó nada en pie”

Tultepec, Edomex.-Mientras comía, los estruendos sorprendieron a José Solano, quien vive en el Barrio de La Piedad. Fue a la azotea y observó una columna de humo que se alzaba sobre el mercado de San Pablito. Como un acto reflejo, todos en Tultepec saben que en cuanto se registra una explosión, hay que acercarse para ayudar.

Así que José tardó cinco minutos en llegar en bicicleta. Cuando la zona ya era segura, él mismo ayudó a sacar al menos 10 cadáveres carbonizados. "Les tocaban el pulso y ya sabían que estaban muertos, era muy difícil que sobrevivieran por el calor, a uno lo sacaron vivo pero iba muy mal", recuerda. Más difícil que aguantar el calor fue darse cuenta de que una de las víctimas no tenía más de 12 años. "El niño estaba a lado de una silla en posición fetal, me sentí mal por verlos así", admite.

Pobladores y sobrevivientes se agruparon espontáneamente para el rescate. Los policías, primeros en llegar, se mantuvieron al margen: "sólo se dedicaban a sacar fotos en vez de apoyar", reprocha José. "Todo se acabó. No quedó nada en pie, y mucha gente murió de forma horrible y algunas personas quedaron sin brazos y piernas. "Cuando sentimos se movió la tierra y luego hubo lumbre y algunos cohetones que estallaban apilados", dice Raúl, un vendedor de la zona. Alrededor de 25 vehículos estacionados en la periferia del mercado ardían y, como si no hubiera suficientes estallidos, también los neumáticos explotaban.

Comparte