No estás sola

Una vez más fue en el mitin, ese espacio que le es tan natural a los animales políticos, acostumbrados a controlar las masas, pero diminutos cuando se enfrentan a los datos duros.

Una vez más tuvo que sentirse poderoso, diciéndole a la amiga/pupila más que a la gobernante que no estaba sola, acto paternal, el líder ha hablado desde el púlpito de la plaza y el aplauso ensordecedor callará rumores, pero no bajará la estadística.

Edición impresa digital aquí