México tiene hoy una de las más grandes oportunidades

Las empresas extranjeras que buscan aventajarse e innovar la calidad de su trabajo están encontrando gran valor estratégico y económico en México
0
1443
Fernando Castro

México es un país abierto al mundo, que se está transformando y que ofrece excelentes oportunidades para las inversiones productivas y generadoras de empleos.

Ante los retos que representa la inflación y alza de tasas, el país tiene ventajas como el nearshoring, tratados de libre comercio y el bono demográfico, entre otras.

Una de las grandes oportunidades que vemos es que México está siendo contracíclico, el nearshoring, que no solamente es un tema de proximidad, al final del día primero tú tienes que estar cerca de tu mercado más grande; pero segundo, lo que está pasando en el mundo es que está habiendo una regionalización, en la cual se están generando bloques muy importantes y México es parte de un bloque muy importante junto con Estados Unidos y Canadá.

Se tiene un gran bono demográfico, dado que la edad promedio de la población es de 29 años. Tenemos gente muy capaz, una gran cultura, y al final del día tenemos una extensión territorial y recursos naturales.

La disciplina fiscal que se ha registrado durante la actual administración, se suma a todo lo anterior, dando como resultado que están llegando inversiones al país, lo que ayuda a tener un crecimiento sostenible.

Actualmente, las empresas extranjeras que buscan aventajarse e innovar la calidad de su trabajo están encontrando gran valor estratégico y económico en México, debido a sus características. Una de ellas, es la creciente innovación que nace del talento humano que se impulsa internamente, siendo la semilla del éxito del nearshoring y el desarrollo tecnológico en el país.

Esto cobra mayor relevancia al tomar en cuenta algunos datos puntuales: según el Consejo de Empresas Globales (CEG) (2023), el nearshoring podría generar hasta 4 millones de empleos en territorio mexicano para 2030, recibiendo entre 30 y 50 mil millones de dólares anuales. Asimismo, la UNESCO (2022), afirma que aproximadamente 75 por ciento de los empleos de los próximos años estarán relacionados a conocimientos STEM.

Esto último representa un reto importante en la región, ya que, según datos de la OCDE, el porcentaje de graduados de carreras STEM en América Latina se encuentra entre el 34 por ciento y el 45 por ciento del total de profesionistas. Afortunadamente, en México se está logrando una acelerada adopción de conocimientos tecnológicos que determinarán el camino de las industrias y el aprovechamiento de la nueva economía.

Como consecuencia, estos factores sociales y económicos permitirán mejorar la adaptabilidad de cualquier industria y minimizar los riesgos de las cadenas de suministro al no depender de un solo territorio, como el continente asiático. Las estrategias de negocio ahora deben contar con una visión global y local que permita un flujo positivo ante cualquier escenario dentro de un mundo cambiante y globalizado.

En el caso de México, esta es una oportunidad bilateral que se extiende dentro y fuera del país, pues tenemos dos grandes beneficios: somos vecinos y el mayor socio comercial de los Estados Unidos, la economía más grande del mundo y un líder en innovación tecnológica y, servimos como un puente entre Norteamérica y el resto de los países del continente.

Esto permite un flujo más veloz y flexible para las empresas norteamericanas y las economías latinas, que ya están siendo conscientes del valor agregado de esta coyuntura geográfica. Esto generó que en 2022 la inversión extranjera directa aumentara en un 12% en comparación con el año anterior en México, según datos de la Secretaría de Economía, mismos que retratan la realidad del nearshoring.

Con esto, no cabe duda de que México es pieza clave para aprovechar este panorama y fomentar una unión continental que fortalezca nuestras economías. Uno de los pasos más importantes para lograrlo, sería reubicar las cadenas de suministro que se encuentran en otros continentes, lo que aceleraría un 30 por ciento las exportaciones en México en los próximos años, según Bank of América (2022).

México tiene todo a su favor para lograr ser uno de los países líderes gracias a sus ventajas geográficas, humanas y económicas. Sin duda, este momento histórico requiere de gran consciencia gubernamental, empresarial y social para sacarle el máximo provecho al nearshoring en conjunto con la industria tecnológica y tener un alcance positivo en cada rincón del mundo que mejore la vida de todos los seres vivos.

Las condiciones son favorables para el próximo lustro, es decir, nearshoring, bono demográfico y relocalización de las inversiones. Sólo tenemos que hacer nuestra tarea, asumir la responsabilidad de preparar el futuro de las generaciones venideras para entregar un país próspero y seguro en un ambiente social de estabilidad. La actitud con que afrontemos el reto representa el 80 por ciento del éxito.

EtiquetasColumna