Megalópilis

Laura Zamarriego Maestre

En 1800 sólo tres ciudades superaban el millón de habitantes: Londres, Pekín y Tokio. Un siglo más tarde serían 16 las urbes con tal densidad de población. Desde entonces, el ritmo de crecimiento ha sido exponencial: 74 ciudades en 1950, 442 en 2010 y 502 en 2015.

De esas 502 aglomeraciones urbanas, 74 superan los 5 millones de habitantes, hay 29 megaciudades −por encima de los 10 millones−, 12 megalópolis –que alcanzan los 20 millones− y una –Tokio− con más de 30 millones. Es decir, más de la mitad de la población mundial vive en áreas urbanas, porcentaje que, según los pronósticos, puede aumentar hasta el 66% en 2050. Y no precisamente por la multiplicación del número de ciudades, sino porque las ciudades que existen cada vez son más grandes y cada vez albergan más habitantes por kilómetro cuadrado. A pesar de que estas polis concentran más de 3.500 millones de personas, apenas cubren el 5% de la superficie terrestre.

De la casi treintena de megaciudades que hay en la actualidad, 16 están en Asia, cuatro en América Latina, tres en África, otras tres en Europa, y dos en América del Norte. El ranking actual lo lidera Tokio, con 38 millones de habitantes en su área metropolitana, seguida de Nueva Delhi, con 25; Shanghai, con 23; México DF, Sao Paulo y Bombay, con 21; Osaka y Pekín, con 20; y el área de Nueva York-Newark y El Cairo, con 18’5.

Edición impresa digital aquí