Meditación Colectiva en zona devastada del río Pitillal

Manifestación Río Pitillal

Un grupo de ciudadanos vallartenses, activistas sociales y biólogos, convocaron a una manifestación pacífica en la zona devastada del río Pitillal, en las inmediaciones de Fluvial, el pasado fin de semana. La invitación fue a una “Meditación Colectiva y Expresión Artística en Pro del Equilibrio Ecosistémico del río Pitillal”.

Más de un centenar de personas, de todas las edades, acudieron vestidos de blanco, zapatos cómodos o descalzos. En orden y conservando la sana distancia, se colocaron dentro de las letras PAZ, marcadas en el lecho del río.

En el programa intercambiaron opiniones, unidos por el interés y preocupación de la deforestación y muerte de fauna, realizada por el Ayuntamiento, en lo que anunciaron era un desazolve, pero acusaron los manifestantes no se cuidó el hábitat ni hubo manejo de muchas especies como iguanas, tortugas, cocodrilos, tlacuaches y aves, “fue una masacre ambiental” denunciaron.

PERDÓN A LA MADRE NATURALEZA Y DENUNCIAS A PROFEPA

En el espacio de expresión artística se contó con la participación de un mariachi, así como de poetas. Y en medio de esta zona afectada realizaron una meditación grupal donde se pidió perdón a la madre naturaleza.

Entre los organizadores estuvieron: Roberto Ornelas, Jimena Ojeda y Gabriela Guzmán. Se contó con la presencia del rector del Centro Universitario de la Costa, doctor Jorge Téllez. 

Ornelas expresó ser vallartense de nacimiento y por su preparación científica, dijo su compromiso es doble ante lo que llamó un ecocidio, por lo que formó parte de esta iniciativa, al ver que pese a las denuncias en redes, “no hemos visto nada en concreto”. 

La intención fue concientizar a la población del gran daño en la rivera y afluente, “conectarnos y sensibilizarnos más con lo que está, pasando”. Como resultados anunció, el compromiso de crear un comité de vigilancia ciudadana y exigir a la PROFEPA, se presente, indague y saque a relucir a los involucrados en el ecocidio.

Pidieron reparar el daño, pero no en 20 años, sino de manera inmediata, pues lo calificaron como un pulmón para Puerto Vallarta. Y exhortaron a la ciudadanía a denunciar, de manera personal,  en la página de la PROFEPA.

Jimena Ojeda, pidió el gobierno asuma su responsabilidad, de cuidar este y todos los bosques urbanos del municipio, y anunció en breve formarán una red con todos los interesados para su protección legal.

Comparte