Martha Sepúlveda, la mujer que logró acceder a la eutanasia

Cancelan eutanasia de Martha Sepúlveda

Martha Sepúlveda se convirtió en la segunda paciente no terminal en Colombia en acceder a la eutanasia, después de una larga lucha y un intenso debate que dividió opiniones en Latinoamérica sobre la “muerte asistida” para personas que no sufrían de alguna una enfermedad terminal, por lo que este sábado 8 de enero se informó sobre su deceso.

La fecha para la muerte de Martha, estaba programada para el 10 de octubre del año pasado, no obstante el Instituto Colombiano del Dolor (IPS Incodol), estancia que la atendía, revocó el procedimiento 36 horas antes de lo programado, debido a que determinó que no cumplía con el criterio de “enfermedad terminal” como se había considerado en el primer comité.

Te puede interesar: Al cancelar eutanasia, la obligan a extender su sufrimiento

Ante esto, un juez pidió al IPS Incodol, cumplir con lo establecido por el comité científico, y determinó que esta decisión “vulneró su derecho a morir dignamente”, por lo que le fue reasignada una nueva fecha para enero de este año.

El Laboratorio de Derechos Económicos, Sociales y Culturales dio a conocer a través de sus redes sociales que Sepúlveda murió a los 51 años, sin obstáculos, ni barreras en la IPS Incodol de Medellín, tal y como lo había ordenado el juez el pasado 27 de octubre y que en sus últimos momentos estuvo rodeada de sus seres queridos que la apoyaron durante estos últimos meses.

Así mismo, reconocieron el legado de Martha Sepúlveda en Colombia para la “muerte digna”, que mencionaron, es un derecho de los ciudadanos, por lo que este caso marcará un presedente para que la población pueda acceder a la eutanasia con mayor facilidad.

“El legado de Martha se construye sobre las historias de vida y los casos que a lo largo de 29 años han llegado a la Corte Constitucional y han permitido que Colombia sea uno de los pocos países del mundo en los que la muerte digna y la eutanasia son un derecho de los ciudadanos”, se lee en el comunicado.

Sepúlveda había comentado en varias entrevistas, sobre su deseo de morir, que refirió que aunque muchos llamaran a este acto como cobardía, estaba cansada y ya no quería sufrir más, por lo que luchaba por descansar y que el deseo de partir le daba tranquilidad.

¿Pero qué padecía y por qué decidió morir?

Sepúlveda fue diagnosticada en el 2018 con esclerosis lateral amiotrófica (ELA), una enfermedad incurable que según sus seres queridos y ella misma, era un tormento diario, pues esta enfermedad degenerativa con el tiempo le hizo perder la fuerza en sus extremidades, además de empeorar su calidad de vida.

Cabe destacar que la eutanasia era legal desde 1997 en el país, pero no comenzó a practicarse hasta el 2015, dando un total de 157 procedimientos, pero únicamente a pacientes terminales.

De acuerdo a los Ministerios de Salud quien solicitara la eutanasia debía tener una enfermedad en estado terminal, declarar que su calidad de vida había dejado de ser digna debido a la enfermedad, manifestar el consentimiento de manera precisa y presentar una autorización por parte de un comité científico interdisciplinario, y debía de ser aplicada únicamente por un profesional de la salud.

No obstante Colombia también presenta una ley sobre la libertad de conciencia que no obliga a los médicos a realizar ciertos procedimientos si estos van en contra de sus creencias o moral.

El primer caso fue el de Víctor Escobar, un hombre de 60 años que sufría una enfermedad incurable degenerativa pulmonar (EPOC), hipertensión, había sufrido dos accidentes cerebrovasculares, tenía problemas de movilidad y necesitaba oxígeno diariamente.

La Corte Constitucional del país abrió un parámetro más para la muerte asistida a quienes padezcan un intenso sufrimiento físico o psíquico a causa de una lesión o enfermedad incurable.

Colombia es uno de los siete países en todo el mundo en donde es legal la eutanasia junto con Bélgica, Canadá, España, Luxemburgo, Nueva Zelanda y Países Bajos.

Comparte