Los retos del transporte por tierra

Camiones estacionados

El transporte por tierra y, como derivado, también el marítimo, está siendo uno de los grandes quebraderos de cabeza en los últimos meses.

Al incremento en el precio de los carburantes se suman, también, algunos desabastecimientos que están demorando la llegada de mercancías a nivel internacional, poniendo en jaque a los mercados y a según qué sectores según se aproxima la navidad.

Para comprender mejor las reivindicaciones de los profesionales y empresas que se dedican al transporte terrestre hay que tener en cuenta variables como la tecnología, la seguridad y, cómo no, las condiciones laborales.

Durante mucho tiempo se ha tenido al transporte olvidado. Y eso está, por suerte, cambiando. No solo los fabricantes se han dado cuenta de que es necesario incorporar los avances tecnológicos a las cabinas y vehículos, sino que son los propios empresarios y conductores los que demandan mejores condiciones laborales para los profesionales que se dedican a este sector” explican desde Samsara.

Sin duda, el transporte por tierra es el que consigue poner en circulación las mercancías a nivel internacional. Y el marítimo es del que se nutre, por lo que en el momento en el que haya una pequeña demora en las entregas, eso supone semanas hasta que llega hasta el destino después de la travesía por mar.

El objetivo de cara a 2020 es el conseguir accidentes cero en carretera. Gracias a dispositivos dentro de los vehículos como el ESP, la advertencia de colisión frontal, el sistema de frenado de emergencia y el airbag, en las décadas pasadas se ha rebajado mucho la siniestralidad.

Pero en pleno siglo XXI se queda corto. Es necesario apostar por muchas otras tecnologías que mejoren la experiencia al volante.

Las cámaras dash cam, los paneles conectados con cámaras que mejoran la visión 360º, los faros auto direccionales de led y el control y comunicación en remoto han sido unos grandes pasos adelante para mejorar la seguridad en carretera.

 

Un sector en crecimiento

Además de todo lo mencionado, el transporte por carretera está en pleno auge. Solo este año se han incorporado más de 4500 conductores que han conseguido la certificación para ponerse al volante de los más de 6800 nuevos vehículos incorporados en las empresas.

Se ha visto necesario en el transporte de mercancías para de verdad llenar los lineales y almacenes de productos. “Es un sector que demanda mejoras en muchos campos. Es un sector en auge, cada vez tiene más importancia en el comercio y en el contexto de la globalización. Más allá de apostar por soluciones como las que ofrecemos, que son vitales para la seguridad de los conductores y del resto del tráfico de carretera, es necesario apostar por una seguridad laboral en términos de contratación y condiciones” explican.

A nivel europeo y latinoamericano se necesita seguir apostando por la contratación de profesionales y por la formación y actualización de conocimientos, más en temas de tecnología, de los que llevan años en el sector.

Solo así se podrá cubrir la demanda creciente.

Comparte