‘Los 10 judiciales brincaban en mí’

César Martínez

Agencia Reforma

 

Carmen Ramos Pérez estaba lavando autos en Cancún cuando agentes de la Fiscalía General de Quintana Roo lo detuvieron y torturaron para que se declarara culpable del asesinato de la joven María Karen Carrasco Castilla.

Edición impresa digital aquí