Líderes de protestas en Ecuador aceptan hablar con gobierno, imponen toque de queda en Quito

QUITO, 12 oct (Reuters) – Un grupo indígena en Ecuador, que ha encabezado protestas masivas para restablecer un subsidio a los combustibles, dijo que aceptó conversar con el presidente Lenín Moreno, la primera señal de avance en una disputa que ha provocado más de una semana de disturbios, que se agudizaban el sábado en Quito.

Quito se vio sacudido por un décimo día de enfrentamientos contra los planes de austeridad de Moreno, en una tensa jornada en la que se incendió el edificio de la contraloría del Estado y se bloquearon los accesos al aeropuerto. El canal de televisión Teleamazonas mostró imágenes de sus propias oficinas en llamas, aunque dijo que sus empleados no sufrieron daños.

En un mensaje televisado a la nación sudamericana de 17 millones de habitantes, Moreno agradeció a los líderes indígenas por acceder a conversar, pero no comentó si tenía pensado invalidar la ley que puso fin al subsidio a los combustibles.

También dijo que ordenó un toque de queda respaldado por el Ejército en Quito y en los valles circundantes a partir de las tres de la tarde (2000 GMT), culpando de los disturbios a extremistas que, según acusó, se infiltraron en las protestas.

“Vamos a restablecer el orden en todo Ecuador”, dijo Moreno. “Iniciamos con el toque de queda en Quito. He dispuesto al Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas inmediatamente tomar las medidas y operaciones que sean necesarias. Restableceremos el orden en todo Ecuador”.

Sin embargo, el anuncio del toque de queda se conoció apenas media hora antes de su entrada en vigor, lo que dio poco tiempo para volver a sus casas a los manifestantes, muchos de los cuales viajaron a la capital desde las provincias.

CONAIE, una confederación de grupos indígenas en Ecuador, hizo el anuncio público de sus conversaciones con Moreno.

El defensor del pueblo ecuatoriano, Freddy Carrión, que ha estado supervisando el conflicto y animando el diálogo, dijo que los líderes de CONAIE no sabían que el presidente planeaba anunciar el toque de queda, algo que, según señaló, podría poner en peligro las conversaciones.

“Es una medida que veo más bien desesperada del gobierno, que ahonda mucho mas la violencia y el caos”, comentó Carrión, quien recomendó al mandatario que suspenda de forma inmediata la medida que pone fin al subsidio a los combustibles.

Edición impresa digital aquí