Las fragilidades de la gente

María Guerrero Escusa

Carl Jung utilizó el término “sombra” para describir esa parte de nuestra personalidad que reprimimos porque entra en conflicto con la forma en que, a lo largo de la vida, hemos aprendido a vernos. Hemos construido una imagen, un rostro con el que nos relacionamos con los demás y que nos permite satisfacer nuestras necesidades, porque es la imagen que ha sido aceptada por las personas de nuestro entorno. Aprendimos a reprimir todas las partes de nuestro ser que podían traernos desaprobación o castigo.