Checa la lápida con la que despidieron a Internet Explorer

lápida con la que despidieron a Internet Explorer

El fin de una era ha llegado: Internet Explorer dijo adiós para siempre, pues su servicio ya no es compatible, y lo que comenzó como una de la herramientas más usadas entre miles de internautas, se convirtió en una broma, e irónicamente, al final de los tiempos solo se utilizaba para bajar otro navegador.

Te puede interesar: Katya Echazarreta dedica a México su llegada al espacio

Seguro te percataste de la noticia en tu navegador de confianza que Internet Explorer llegó a su fin; el servicio cierra sus visitas a los pocos navegadores.

Para despedirlo cómo se debe, un ingeniero de Corea del Sur le rindió un homenaje un poco extraño, pues le hizo una lápida con una leyenda que parece meme; pero da risa, porque es verdad, Internet Explorer nos hizo muy felices al comienzo de nuestras vidas, como navegantes de la web. Tras 27 años de servicio, Internet Explorer dejó de ser compatible con los servicios de Microsoft.

Usuarios que utilizaron la herramienta desde sus inicios, no pudieron más que mostrar nostalgia y contar anécdotas de cuando utilizaban Internet Explorer.

Aunque se puedan tener recuerdos un tanto negativos o tengas historias no gratas, como las largas esperas para bajar algo, los problemas de seguridad y los millones de ciberpiratas que aprovechaban nuestra vulnerabilidad para jaquear nuestros equipos… también hay espacio para hacer un conteo con las cosas qué aprendimos y los momentos en que chateábamos en Messenger y con extraños.

Aún con todas las fallas, y con el servicio obsoleto, el ingeniero de software, Jung-Ki, diseñó una lápida para despedirse de este navegador; que demuestra su relación, al igual que muchos, de “amor-odio” con Internet Explorer.

El ingeniero gastó 430 mil won (algo así como 6,771.79 pesos mexicanos) para la fabricación de la tumba dedicada a Internet Explorer. Esta se encuentra en el techo de la cafetería de su hermano, en la ciudad surcoreana de Gyeongju. 

El epitafio dice lo siguiente:

“Internet Explorer, 1995.8.17 - 2022.6.15″, reza la lápida en inglés. “Fue una buena herramienta para descargar otros navegadores”.

Jung encargó la lápida para despedir un programa que marcó su vida como ingeniero. Aunque ya existían otros navegadores, los clientes de Jung seguían pidiéndole sitios web que se vieran correctamente en Internet Explorer.

“Era un fastidio”, dijo él. “Pero diría que fue una relación amor-odio porque alguna vez Explorer fue el más importante”.

Al igual que Jung, ¿extrañarás aunque sea un poquito el servicio o recuerdas alguna anécdota usando Internet Explorer? Recuerda escribir tus impresiones en nuestras redes sociales, para leer tus mensajes en nuestros espacios al aire.

 

Comparte