La triste historia de Inocencia, entre hemodiálisis y sin recursos

La triste historia de Inocencia,  entre hemodiálisis y sin recursos

La triste historia de Inocencia, entre hemodiálisis y sin recursos

TRIBUNA DE LA BAHÍA

Puerto Vallarta, Jal.- Una lamentable historia vive la señora Inocencia Cabañas Cortés, originaria de Acapulco Guerrero, llegó a Puerto Vallarta hace 27 años con la ilusión de progresar. Su último trabajo fue en el Asilo de Ancianos del Sistema DIF municipal, donde ingresó en el 2004, era cocinera, cubría un horario de 7:30 de la mañana a 2:30 de la tarde, hasta en el 2017 en que enfermó de deficiencia renal y la pensionaron.

Fue casada, tuvo 7 hijos, hoy está solamente vive con ella el menor de ellos, Luis Ángel, de 17 años de edad, quien la atiende de acuerdo a sus posibilidades. Triste dice que todos se deslindaron de ella.

Recibe de Pensiones del Estado la mitad de su sueldo quincenal, $1,550 pesos, con eso sobrevive, para pagar: renta en la colonia San Esteban, taxis al IMSS cada tres días a sus citas de hemodiálisis, alimentación y todas sus necesidades.

Edición impresa digital aquí