La Rebelión de los Pitecantropus

La Rebelión de los Pitecantropus
  “Reza como si todo dependiera de Dios. Trabaja como si todo dependiera de ti”. --San Agustín.   La llegada de Uber a Puerto Vallarta ha estado marcada, como en numerosas ciudades, por una resistencia trepidante de parte de los taxistas. Por lo menos se han registrado diez bloqueos o enfrentamientos de diversa gravedad a lo largo de la región. En lo personal no tengo nada contra los compas taxistas, usualmente gente humilde, trabajadora y amigable. Y pues acaba uno acostumbrándose al Tsuru destartalado, viejón, sin aire acondicionado ni cinturones de seguridad. Por otro lado, es una lástima que la tarifa sea tan convencional. No sé por qué no utilizaron taxímetro como en otras ciudades del mundo, pero bueno, el futuro los (nos) alcanzó. Uber opera hoy en más de 60 países y da trabajo a alrededor de un millón de choferes. La diferencia entre Uber y el tradicional servicio de taxis es notable: como afirma un usuario: “Con Uber no haces filas; pasan por ti a donde estés; el vehículo es de modelo reciente, con aire acondicionado y con un servicio excelente; el costo del trayecto se carga directo a tu tarjeta de crédito, la tarifa la conoces antes de abordar, te expiden factura, y el sistema de calificaciones promueve la seguridad”. ¿Contra esto quieren competir nuestros venerables ruleteros? Todo parece indicar que o se renuevan o sucumben.
Comparte