La moral en turno

El problema de que la Regidora Susana nos mienta en la cara no es la mentira, el que defienda a su partido Movimiento Ciudadano es notorio que les urge, les estalló en la cara un sistema de riego que no funcionó y costo millones a los que aquí vivimos, lo que ofende es que nos vean como Dios a los conejos, chiquitos y orejones, lo que retuerce el hígado es que supongan que podemos tragar esas mentiras y seguir por vida siendo unos ignorantes y felices vallartenses.

No de en balde le llueven los reclamos a Alfaro un día y al otro también, quienes le señalan desde los asuntos que rematan en lo personal, y que acabaría abonando a desgastar a su partido con miras en la próxima elección, y así será porque ellos tienen que cumplir sus compromisos, entre esos está el que ella sea diputada, lo merezca o tengan que pisar a los que crearon el partido Movimiento Ciudadano en Puerto Vallarta y el Distrito, al final para eso es poder, para usarlo.

Los que formaron M.C. vienen de traicionar al PRI, y al PAN, así que bien ganado se lo tienen que los pisen, pero una cosa es merecerlo y otra que lo aguanten, por eso estamos esperando con asiento de lujo en una lucha por ver a quien imponen como candidatos y quienes en su espera con sus merecimientos, ven como son desplazados a un ladito donde no estorben a Alfaro, que después de llegar al poder no piensa cederlo a quienes le friegan todos los días para tener una posición al final viene de donde eso es un estilo de vida.

 

Lo más visto