Input your search keywords and press Enter.

La ciudad imaginada México partido en dos

En días pasados, el Instituto Mexicano para la Competitividad(IMCO) dio a conocer el Índice de Competitividad Estatal 2016 con el objetivo de medir la capacidad de las entidades para forjar, atraer y retener talento e inversiones en sus demarcaciones.
De acuerdo a lo establecido por este influyente equipo de investigación, la competitividad de los estados se traduce en una mayor productividad para la economía y bienestar para sus habitantes.
Para formular el Índice de Competitividad Estatal 2016 (ICE) se estudió el comportamiento de 100 indicadores, categorizados en 10 subíndices. El análisis muestra los avances y retrocesos en cada uno de los subíndices en las 32 entidades.
Los 10 subíndices consideran el estado de derecho, gestión sustentable del medio ambiente, sociedad incluyente, sistema político estable, gobierno eficiente, mercados eficaces, economía estable, innovación y tecnología, aprovechamiento de relaciones internacionales y sectores precursores de clase mundial.
En los últimos 4 años (de 2012 a 2014) se tuvieron 53 mejoras, 30 retrocesos y 17 se mantuvieron sin cambios en los indicadores evaluados.
Las cinco entidades más competitivas son: Ciudad de México, Aguascalientes, Nuevo León, Colima y Querétaro. Los estados que más avanzaron en el índice general fueron Nayarit, Sonora y Puebla mientras que los que más retrocedieron fueron Baja California, Veracruz y Baja California Sur. Llama la atención que nuestra entidad Jalisco bajó una posición cayendo al octavo sitio a nivel nacional.

Edición impresa digital aquí