La ciudad imaginada Las utopías de un enamorado

Todos los días sueño con vivir en una ciudad próspera, amigable y equilibrada. Si bien Puerto Vallarta cuenta con buenas condiciones de vida, sobre todo si la comparamos con el conjunto de las ciudades mexicanas, sigo soñando en innovar la práctica urbanística en esta geografía bendita.
Del conjunto de mis sueños, hay cuatro que me seducen de manera especial4. El primero, es verme viajando en una unidad de transporte urbano con los estándares de calidad de cualquier ciudad de Alemania. Imagino que el conductor me recibe con un uniforme impecable y una sonrisa, que dispongo de una tarjeta de pre-pago inteligente que cobra mi viaje y que tiene aire acondicionado. Por supuesto, la unidad está en excelentes condiciones, no tiene grafitis ni está rayado y se escucha música ambiental que relaja mis nervios.

Edición impresa digital aquí