La ciudad imaginada  Diálogos por El Salado

En Puerto Vallarta tenemos la fortuna de contar con un medio natural generoso, rico y diverso integrado por ambientes terrestres y acuáticos de gran valor. Pero con la adopción de la actividad turística se fue imponiendo un modelo donde el territorio y sus recursos fueron utilizados para la extracción económica, beneficiando a grandes capitales de la industria recreativa.

Uno de los espacios más valiosos para nuestra comunidad es el estero El Salado, relicto de un humedal que se extendía hasta El Quelele y que ha sido fragmentado lentamente por el proceso de urbanización.

El 27 de julio del año 2000, fue declarado Área Natural Protegida (ANP) de carácter estatal abarcando una extensión de casi 170 hectáreas, equivalentes a áreas superiores de fraccionamientos emblemáticos como Fluvial Vallarta.

El estero El Salado es un gran proveedor de servicios ambientales por: 1) su belleza escénica y cultural; 2) ser refugio de especies marinas y terrestre; 3) ejercer como vaso regulador que evita inundaciones; 4) participar en la regulación del clima; y, 6) es un sitio de investigación científica sobre la naturaleza.

Edición impresa digital aquí