Actuación de Ecuador en los casos Julian Assange y Jorge Glas

Dos casos de refugiados en sedes diplomáticas muestran los contrastes de la actuación de Ecuador ante dicha situación
0
586
La actuación de Ecuador en los casos Julian Assange y Jorge Glas

La actuación de Ecuador en los casos de los refugiados políticos Julian Assange y Jorge Glas ha sido completamente distinta, al haber mantenido como su refugiado al creador de WikiLeaks en su embajada en Londres, pese a que este fue denunciado por presunta conducta sexual inapropiada, por lo que era requerido por la justicia por un delito, mientras que el exvicepresidente ecuatoriano estuvo refugiado en la embajada de México por presuntos delitos de peculado, siendo sacado a la fuerza por el gobierno del país sudamericano.

Ambos casos involucran a figuras políticas buscando protección en sedes diplomáticas ante posibles extradiciones y juicios en otros países, pero mientras en el caso de Assange, Ecuador lo mantuvo asilado en su embajada, fuerzas de seguridad de este mismo país ingresaron a la embajada mexicana en Quito para detener a Jorge Glas.

Julian Assange llegó a la embajada ecuatoriana el 19 de junio de 2012, buscando evitar su extradición a Suecia por acusaciones de conducta sexual inapropiada y, posteriormente, temiendo una posible extradición a Estados Unidos por la filtración de información confidencial a través de WikiLeaks. Ecuador otorgó durante siete años asilo a Assange basándose en preocupaciones por sus derechos humanos y su seguridad.

El gobierno ecuatoriano expresó su compromiso con la protección de Assange, argumentando que su extradición a Estados Unidos podría poner en riesgo su vida e integridad, además de cuestionar su derecho a un juicio justo y a ser tratado humanamente. Esta situación generó tensiones diplomáticas con Estados Unidos y Reino Unido.

Por otro lado, el caso de Jorge Glas, exvicepresidente ecuatoriano, buscó asilo en la embajada de México en Ecuador. Sin embargo, Ecuador tomó la decisión de sacar violentamente a Glas de la sede diplomática mexicana.

Ambos casos ejemplifican la actuación de Ecuador en el uso de embajadas como refugio político en situaciones de conflictividad diplomática y legal. Mientras Assange fue protegido durante años en la embajada ecuatoriana, Glas enfrentó un desenlace distinto al ser sacado brutalmente de la embajada mexicana.

Adolfo Torres