Irremediablemente Condenados

Irremediablemente Condenados
“Al final, la obras quedan las gentes se van, otros que vienen las continuarán. La vida sigue igual”. --Julio Iglesias. Finaliza 2016: año bisiesto; año de contrastes, convulso, trepidante; año de logros, tristezas y dicha, de tragedia, agonía y renacimiento. México estuvo marcado por algunos temas clave y terribles: 1) La corrupción, como un cáncer que está a punto de acabar con la vida del país; madre, entre otras cosas, de la impunidad, 2) El deterioro económico: los recortes al gasto, la devaluación, el aumento en el número de pobres. La cruda realidad de que en México el salario mínimo por todo un día de trabajo es el equivalente a media hora del mismo salario mínimo en EU. 3) La inseguridad: la violencia desatada, la saña, las ejecuciones, los justicieros, los linchamientos, los asaltos… ¿Qué pasó en el año? Bueno, aquí en México casi empezando 2016,seis meses después de su segunda fuga, se dio a conocer la recaptura del Chapo Guzmán… Vino el Papa Francisco… hubo elecciones en 12 estados… mueren asesinados 3 presidentes municipales… se perfila a lo largo de todo el año el perfil delictivo y escandalosamente criminal del gobernador de Veracruz, Javier Duarte, que estalla con su fuga, que embarra (una vez más) de mostaza al gobierno de Peña Nieto, quien ni siquiera parpadea. Muere Juan Gabriel y muere Luis González de Alba, sobreviviente del Consejo Nacional de Huelga del movimiento del 68 y autor del libro “Los Días y los Años”.
Comparte