¿Te harías una limpia con un huevo? La poderosa magia detrás de los rituales energéticos

A lo largo de la historia, el huevo ha sido considerado como un poderoso símbolo de fecundidad, creación y renacimiento
0
11386
Ritual para sanar con un huevo

Una de las tradiciones y costumbres muy arraigadas entre la población de México y América latina es utilizar un huevo de gallina para realizar una “limpia energética”, es decir, para quitar las malas vibras y sanar a la persona a quien se realiza el ritual.

Con la finalidad de liberar la energía negativa y purificar el espíritu de una persona, esta práctica milenaria busca restablecer el equilibrio y la armonía en aquellos que participan en ella.

Desde generaciones pasadas hasta la actualidad, este simbólico acto continúa siendo una fuente de creencia y esperanza en la búsqueda de bienestar y sanación.

A lo largo de la historia, el huevo ha sido considerado como un poderoso símbolo de fecundidad, creación y renacimiento.

Desde las civilizaciones antiguas hasta las creencias contemporáneas, este simple objeto ha capturado la imaginación de las personas, reflejando la fascinación humana por la vida y su continua renovación.

En diversas culturas y tradiciones, el huevo ha sido reverenciado como un ícono cargado de significado, representando la esperanza y el potencial infinito que reside en su interior

Aunque el origen exacto del uso del huevo en este ritual se mantiene envuelto en misterio, su conexión con la sanación surge de una amalgama de tradiciones prehispánicas mesoamericanas y rituales adoptados de las religiones traídas al continente durante la época de la conquista.

A medida que estas distintas influencias culturales convergieron, se tejieron prácticas y creencias que incorporaban el huevo como un elemento simbólico en la búsqueda de la purificación espiritual y la liberación de energías negativas.

¿Cuáles son los pasos para realizar una limpia con huevo?

En el contexto de la tradicional “limpia con un huevo”, se destaca que son las curanderas quienes generalmente llevan a cabo este ritual energético.

Aunque algunas madres de familia también practican esta tradición, la creencia arraigada señala que las curanderas son las encargadas de manipular la energía a través de este elemento.

Según la tradición, se recomienda utilizar un huevo fresco, sin haber pasado por un proceso de refrigeración, y se puede optar por huevos de cualquier color.

El ritual de purificación espiritual mediante un vaso de cristal, agua y sal ha cobrado popularidad en ciertas comunidades. Para llevar a cabo este acto de renovación, se dispone un vaso de agua y una pizca de sal en un recipiente de cristal.

La persona que desee someterse a la limpia, viste ropas blancas o claras, y elige específicamente un domingo o lunes como día propicio para iniciar la semana con energías renovadas.

Durante la ceremonia de la limpia con huevo, la persona encargada de realizarla tomará el huevo con su mano derecha y lo pasará por todo el cuerpo de la otra persona en movimientos circulares.

Siguiendo una antigua tradición, el recorrido del huevo se inicia desde la cabeza, avanzando con cuidado hasta llegar a los pies.

Este acto simbólico, cargado de significado, busca purificar la energía del individuo y liberar cualquier negatividad que pueda estar afectando su bienestar físico y espiritual.

Se dice que el huevo no debe tocar la ropa ni la piel porque esto rompe con el flujo energético y la limpia no se concretará.

Una vez finalizada la limpia, el siguiente paso es romper el cascarón del huevo y dejar caer su contenido dentro del vaso que contiene agua y sal. Se considera que en ese líquido quedan atrapadas las energías negativas que fueron liberadas durante el ritual

Raíces ancestrales: México y su riqueza en tradiciones curativas

Los rituales de sanación y el uso de hierbas con propiedades curativas se han arraigado en nuestro país desde tiempos prehispánicos, en una muestra clara de la riqueza cultural y sabiduría ancestral de México.

Aunque se han llevado a cabo investigaciones para comprender mejor la relación entre los elementos utilizados en estos rituales y sus beneficios terapéuticos, aún existen muchos misterios por descubrir.

Es fundamental enfatizar que ningún ritual curativo debe considerarse como un reemplazo para un tratamiento médico, especialmente en casos de alta complejidad o riesgo.

La combinación responsable de la medicina tradicional con la ciencia médica moderna puede proporcionar un enfoque integral y efectivo para el bienestar de las personas.

Efrén Urrutia