Hospiten nos explica sobre el uso de hilos tensores

0
194

Los hilos tensores, también llamados hilos de lifting, son hilos quirúrgicos reabsorbibles, diseñados especialmente para la aplicación en el área genital para regenerar tejidos, armonizar la anatomía y fortalecer estructuras genitales de forma no quirúrgica.

La Dra. Ioana Bodea, especialista en Ginecoestética y Cirugía Íntima de Hospiten, nos explica que diversos problemas ginecológicos se pueden solucionar con los hilos tensores, tales como la corrección de defectos de cierre vulvar (vulva abierta), los más frecuentes son por traumatismos postpartos, flacidez por la menopausia, bajadas y subidas frecuentes de peso corporal, o algunas enfermedades metabólicas.

Asimismo, la debilidad de los músculos del suelo pélvico, incontinencias urinarias de esfuerzo, formas leves y moderadas, la caída, descolgamiento o pérdida de volumen de los labios mayores, relajación o descenso de las paredes vaginales, el llamado síndrome de laxitud vaginal sintomático LVS, alisado de las arrugas vulvares, voluminización de los labios mayores, así como las disfunciones sexuales causadas por cambios anatómicos y funcionales del área genital.

Técnica del procedimiento

Hospiten nos agrega que los hilos tensores tienen una forma muy sencilla de aplicación, a través de una cánula, se realizan mini suturas, pasando la aguja internamente de un lado para otro sin perforación de la piel, creándose un tejido de hilos muy resistentes, parecido en sus efectos a las mallas de contención.

El procedimiento dura máximo 30 minutos, se aplica anestesia local, incluso en una sala de tratamiento ambulatorio, sin necesidad de hospitalización y es mínimo el tiempo de recuperación.

Tienen una duración entre uno y tres años, pero como ha creado una fibrosis, desaparecen los hilos, pero la tensión generada se sigue manteniendo.

Por la sencillez, el tratamiento con hilos tensores se ha convertido en uno de los más demandados en las Unidades de Ginecología regenerativa y estética.