Francisco González-Crussí 'Las pasiones humanas no cambian'

Francisco González-Crussí  'Las pasiones humanas no cambian'

Silvia Isabel Gámez El "síndrome del corazón destrozado" ocurre cuando una persona sufre un choque emocional, ocasionado por la muerte de un ser querido, la ruina financiera, o un desengaño amoroso. "Los cardiólogos de nuestro tiempo han demostrado que sí se muere, a veces, de amor", concluye Francisco González-Crussí en La enfermedad del amor (Debate), un ensayo literario, amenizado con información médica, en el que examina la obsesión erótica a lo largo de la historia. En entrevista, el patólogo descarta que alguno de sus colegas se atreva a registrar el "mal de amores" como causa de muerte. "En toda mi experiencia, jamás hice un diagnóstico semejante". Aunque existen casos, reconoce, donde no se encuentran lesiones que expliquen el deceso, o las que se descubren no bastan para aclarar el fallecimiento. "¿Cuántas de esas muertes son producidas por el amor decepcionado o infeliz? Imposible saberlo. El problema es que también la muerte, como el amor, es un misterio".

Comparte