Más regulación para evitar ataques de cocodrilos

Más regulación para evitar ataques de cocodrilos

Ricardo Díaz Borioli, director general de la organización Unidos para la Conservación, capítulo Pacífico Centro y del Corporativo Ambiental, señaló que falta regulación y acordonar la zona federal en las noches, para evitar ataques de cocodrilos, como ocurrió recientemente en la playa de Marina Vallarta.

Lamentó el accidente que sufrió una turista norteamericana, en la playa de su hotel. Recordó que, en esta área al norte de la ciudad, en los últimos 10 años, han ocurrido 4 ataques de los saurios. En los censos del campo de golf de Marina Vallarta, indicó, tienen 2 ejemplares que sobrepasan los 4 metros, que por su tamaño son considerados muy peligrosos.

OTROS 4 CASOS EN MARINA VALLARTA; CON PÉRDIDAS DE BRAZO Y PIERNA

“No es del todo normal, que un ataque de cocodrilo se de en una zona turística, no son raros, en muchos destinos del mundo donde hay cocodrilos existen este tipo de ataques, sin embargo el hecho que sea repetitivo es lo que complica la situación, las playas de Marina Vallarta ya le han costado a los seres humanos: un brazo, una pierna y dos mordiscos, y todos de alguna forma son lamentables”, antepuso el experto en el tema.

Consideró: “Hay que hacer regulaciones, definitivamente lo primero que habría que analizar es: no puede darse otro, si seguimos en esta circunstancia, el hecho de que Vallarta de que para un turista es peligroso estar en las playas, resultaría ya una situación complicada para el destino turístico”.

INCONVENIENTE ADVERTIR PELIGRO DE MUERTE EN LA PLAYA

El ingeniero bioquímico, dijo que desconoce las indicaciones puestas por el hotel.  Ponderó que un turista viene a vacacionar, a estar feliz y gasta un recurso en avión y hotel, y en el caso de la californiana que fue arrastrada por el cocodrilo, cuestionó si había tomado alcohol o estaba un poco distraída.

Diaz Borioli aseguró que el personal de la empresa de hospedaje verbalmente no le advirtió, y si lo leyó fue en un letrero que igual puede decir:  tengan cuidado con mantarrayas, aguamala, cocodrilos y otros animales; a lo cual reconoció que un hotel no puede decirle a un turista que hay riesgo de muerte en la playa, pues perdería el cliente.

Ante lo cual advirtió que turistas y habitantes locales, comparten un espacio con fauna silvestre que ha demostrado es mortal, pues ya en el rio Ameca y estero de Boca de Tomates han cobrado dos vidas. 

UN HÁBITAT COMPARTIDO ENTRE HUMANOS Y ANIMALES

“Lo que ha sucedido con los años, es que el hábitat del cocodrilo lo hemos ido compartiendo...si bien esos cuatro ataques han sucedido en la noche, quiere decir que de día el humano usa la playa y de noche la fauna es la dueña del espacio, este uso mixto de los espacios, pues tiene que tender a que se cancele, o son de los cocodrilos o son de los humanos”, explicó.

Propuso: “Por lo tanto tendríamos que establecer tres opciones; o en la noche se acordona la zona federal, por que suceden en las zonas federales, y se establece que la vida nocturna en las zonas federales de Marina Vallarta, son exclusivamente para la vida silvestre, o tiene que intervenir la autoridad federal, tanto que los ataques son en zonas federales”.

El biólogo Diaz Borioli, puntualizó que la autoridad reguladora es la Dirección General de Vida Silvestre de la SEMARNAT, Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales, en la Ciudad de México. Advirtió que si no se establece que, los usos deben ser más estrictos y notificar a los seres humanos, que en la noche se prohíbe establecer el uso de las zonas federales, habría que retirar los animales y confinar los espacios.

Comparte