Evaluación educativa, la derrota

Evaluación educativa, la derrota
Pablo Gómez La reasignación de las funciones directivas en la educación básica que estuvieron ilegalmente en manos de la dirección del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) ha sido resistida por la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), la cual no es un sindicato aparte sino que sigue integrada en aquél. Los líderes charros, como siempre, cedieron ante el reclamo del poder político que les amenazó con enviarlos a la cárcel, como ya lo había hecho con su dirigente máxima, y volvieron mansamente al oficialismo a seguir gozando con quietud de sus escandalosos privilegios. La CNTE por su lado no ha cedido en lo más mínimo y sigue dando una batalla que no tendría que ser la suya. El sistema de evaluación educativa está mal porque se aplican conceptos falsos, autoritarios y lesivos para los profesores como trabajadores y como docentes profesionales. Las críticas superficiales del sistema de evaluación –que tampoco han sido escuchadas– señalan tan sólo algunas de sus contradicciones y sinsentidos, como lo ha expuesto Gilberto Guevara, uno de los evaluadores.
Comparte