Éntrele a la subasta de puestos

0
4013
Carlos Rojas Magnón

Antes eran las embajadas como premios de consolación a personajes de otros partidos, pero leales a López Obrador.

Ahora resulta qué hay premios por buena conducta, por buenas calificaciones, por aguantar críticas, por haber alabado sin medida a López Obrador y son gubernaturas y alcaldías.

Dentro de esta repartición existen cínicos que pretenden nada menos que la Jefatura de la CDMX como Cuauhtémoc Blanco o Gatell, ambos con trayectorias nefastas en sus responsabilidades actuales y sin ningún mérito positivo.

Gatell médico líder en la atención de Covid, los expertos aseguran que carga con la muerte de miles de mexicanos por su irresponsabilidad al frente del área médica. Protegido en exceso por López Obrador.

Blanco, gobernador de Morelos, con un desempeño pésimo, leal a López e intocable por ser de Morena.

Del Mazo, priista, colaborador con Morena en el Edo. de México está en la cola esperando ver que le toca por su brillante labor por Morena. No movió un dedo para apoyar a su partido en las elecciones de su estado.

Tal parece que al entrar a colaborar con el gobierno se entra a un club o cofradía en que se protegen unos a otros, hayan trabajado bien, regular o pésimamente mal.

Ya en ese club pueden aspirar a cualquier puesto sin ningún problema, como lo estamos viendo.

Estos sujetos son el ejemplo de muchos colaboradores de Morena instalados en la repartición de puestos, para no quedarse atrás, y cuyos desempeños dejan mucho que desear, por un lado, y por otro, pisotean sus principios y filiación añeja a otros partidos.

Y apenas empieza la repartición donde habrá premios A, B y C empezando por gobernadores, senadores, diputados y alcaldes.

No hay que olvidar que serán las elecciones más nutridas en su historia al votar por más de 20,200 puestos de elección popular.

De hecho, todos son producto de la fallida 4T con fallas de origen.

“Éntrele a la subasta de puestos”

EtiquetasColumna