Encuentran restos de Submarino Titán

0
695

Expertos en el fondo marino continúan recorriéndolo e investigándolo, a fin de recabar datos sobre cómo fue que implosionó el submarino “Titán” en el que fallecieron cinco personas que se dirigían al fondo del mar para conocer al emblemático Titanic.

Los esfuerzos de búsqueda internacional de un día terminaron este jueves 23 de junio, luego de que fueron localizados los restos del sumergible, quien repentinamente perdió la comunicación con su nave nodriza el fin de semana. Lo que quedó de Titán estaban a unos 487 metros (1,600 pies) de los restos del Titanic.

Expertos militares encuentran restos del sumergible en el fondo del océano Atlántico

De acuerdo con el contraalmirante de la Guardia Costera de EE.UU. John Mauger, los expertos militares encontraron que los restos coincidían con la desastrosa pérdida de la cámara de presión de la pequeña embarcación.

Los expertos se afanan en desentrañar el enigma tras el accidente, desplegando vehículos de control remoto para cartografiar meticulosamente los restos del Titán, sumergidos a más de 3 km de profundidad en las gélidas aguas del Atlántico Norte. Entre las sombras del abismo marino, estos artefactos tecnológicos se convierten en los ojos y manos incansables de la investigación, explorando con precisión milimétrica cada rincón de aquel enigmático y desolado paisaje submarino. 

En un giro sorprendente de los acontecimientos, el barco nodriza encargado de la búsqueda del Titán ha decidido abandonar el área de exploración. Según fuentes de Horizon Maritime, la empresa propietaria de la embarcación, se espera que el barco arribe al puerto de St. John’s, Newfoundland, en las primeras horas del sábado.

Esta repentina partida ha dejado perplejos a los observadores, y las imágenes de los sitios de seguimiento del tráfico marítimo revelan una procesión de barcos que también regresan a St. John’s. El misterio en torno a la decisión y las implicaciones para la búsqueda del Titán han dejado a muchos con interrogantes sin respuesta.

Las autoridades aún tienen que determinar de manera concluyente si la devastadora implosión ocurrió en el momento en que el sumergible dejó de comunicarse, aproximadamente 1 hora y 45 minutos después de su inmersión, dijo Mauger.

OceanGate enfrenta críticas y cuestionamientos por preocupaciones de seguridad

Las personas que perdieron la vida eran un empresario británico de origen paquistaní, Shahzada, y su hijo, Suleman Dawood; el empresario británico Hamish Harding; el buceador francés Paul-Henri Nargeolet; y Stockton Rush, CEO del operador de la embarcación, OceanGate Expeditions.

Un nuevo giro en la investigación del misterioso naufragio del Titán ha surgido con una reveladora revisión de los datos acústicos por parte de la Marina. Según un alto funcionario de la institución, se ha detectado una “anomalía consistente con una implosión o explosión” el pasado domingo, en el área donde la embarcación se sumergió en un inquietante silencio

En un intento por agilizar la búsqueda del naufragio, la información obtenida a través de los datos acústicos fue rápidamente compartida con los comandantes encabezando los esfuerzos de rescate. Esta revelación permitió reducir el área de búsqueda, aunque se determinó que el sonido en cuestión “no era definitivo”.

A pesar de esta incertidumbre, se tomó la decisión de perseverar en la misión de búsqueda y rescate, haciendo todo lo posible por salvar las vidas que aún pudieran estar a bordo. La determinación y el compromiso de encontrar respuestas y garantizar la seguridad de los afectados continúan siendo la prioridad en esta ardua tarea.

Una vez que comenzó la búsqueda, los equipos tenían boyas de sonar en el agua “casi continuamente” y no detectaron ningún “evento catastrófico”, dijo Mauger.

Ante la incertidumbre sobre la posibilidad de recuperar restos humanos en el accidente, Mauger destacó el desafiante entorno marítimo y declaró que no tenía una respuesta definitiva sobre las perspectivas en este momento. Apoyando esta afirmación, una experta médica señaló que una implosión en aguas profundas no dejaría restos humanos recuperables.

Estas declaraciones arrojan luz sobre la complejidad y dificultad que enfrentan los equipos de búsqueda y rescate en su tarea de obtener información y respuestas en medio de las adversidades del océano.

Efrén Urrutia