El empresariado en el programa por servicios ambientales

Comprometidos a la conservación del capital natural de la nueva ANP Reserva de la Biósfera Sierra de Vallejo - Río Ameca
0
665
Fernando Castro

En las últimas dos décadas ha sido común ver cómo, a pesar de los compromisos firmados, empiezan a levantarse proyectos y construcciones en la montaña sin que ninguna autoridad atine a detenerlas.

Afortunadamente en México existen programas para evitar la deforestación sin control. El esquema de Pago por Servicios Ambientales (PSA) en México, ha sido un esfuerzo llevado a cabo por la Comisión Nacional Forestal (CONAFOR) y diversos socios importantes como la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (CONANP). Este programa, tiene como finalidad impulsar el reconocimiento del valor de los servicios ambientales que proporcionan los ecosistemas forestales, agroforestales y recursos naturales, además de apoyar la creación de mercados de estos servicios. Estos programas apoyan a comunidades, ejidos, Asociaciones Regionales de Silvicultores y a propietarios de terrenos forestales. El sector empresarial de Puerto Vallarta y Bahía de Banderas ha decidido participar para aportar un peso y el programa aporta otro tanto para conjuntar una bolsa destinada a la conservación ambiental.

Estos convenios protegerán una superficie total de 3 mil 645 hectáreas correspondientes a áreas ejidales pertenecientes a las zonas núcleo del Área Natural Protegida (ANP) Reserva de la Biosfera Sierra de Vallejo-Río Ameca.

Sin embargo, sentarán un extraordinario precedente para animar a otros organismos empresariales de Puerto Vallarta y Bahía de Banderas para “entrarle al toro”, para proponer acciones y aportar recursos económicos. Ya decíamos que no cualquiera, pero es necesario que otras cúpulas se hagan notar para proteger de verdad la zona de montaña de esta región, a fin de evitar la deforestación sin control, lo cual, ocasiona que los mantos freáticos se abastezcan.

Como presidente de la AEBBA A.C. reafirmo el compromiso de los empresarios de coadyuvar con la CONAFOR y los Ejidos para que éstos continúen las buenas prácticas y las aterricen en sus respectivos terrenos en beneficio del ecosistema; asimismo, considero que no será un cheque en blanco, sino que necesitamos del compromiso de todas las partes para lograr los objetivos.

Las aportaciones de las empresas AEBBA AC se realizarán en un periodo de 5 años por cerca de 8 millones de pesos, y el gobierno federal con CONAFOR aportará la misma cantidad de recursos económicos en ese periodo de años al Fondo Forestal Mexicano, para el Pago de Servicios Ambientales de una superficie total de 3,645 hectáreas, correspondientes a áreas ejidales pertenecientes a las zonas núcleo de la ANP Reserva de la Biosfera Sierra de Vallejo – Río Ameca.

El fondo concurrente se propone como un mecanismo de financiamiento público – privado innovador que puede asegurar la conservación de un espacio importante que asegura los servicios ambientales, tales como belleza escénica, espacios recreativos para el turismo, captación de lluvia e infiltración, barreras naturales ante eventos hidrometereológicos, retención de suelos, provisión de alimentos, mantenimiento de hábitat para la flora y fauna silvestre, regulación de la temperatura, entre otros, para 479,471 personas que habitan y visitan este destino turístico en México. Estamos convencidos que este será el inicio de una colaboración a largo plazo que traerá beneficios para los recursos naturales de la región y sus pobladores.

Reconocemos la voluntad de las empresas participantes en esta estrategia y también reconocemos a los ejidos en Nayarit y en Jalisco, los cuales están comprometidos a la conservación del capital natural de la nueva Área Natural Protegida Reserva de Biosfera Sierra de Vallejo- Río Ameca.

Considero que este es un excelente punto de partida. Con este equipo que hemos formado, los encargados de la conservación, los contribuyentes económicos y los que ofreceremos soporte técnico, debemos lograr resultados tangibles al finalizar el periodo del convenio. Es fundamental que movilicemos a la sociedad para que contribuya económicamente y así más comunidades ejidales puedan preservar sus ecosistemas. Cabe resaltar que la aportación económica no es lo más importante, sino la participación de toda la sociedad para mantener el equilibrio ecológico en beneficio directo de la región y de nuestras familias. Así mismo, hacer extensiva la invitación a más empresarios comprometidos con el cambio climático y juntos hacer de esta bahía un entorno ecológicamente amigable.

EtiquetasOpinión