Emiliano Zapata: Crédulo de las patrañas religiosas, pero no gay

0
520
México R. Cervantes

El 10 de abril, se  nos entripa  el coraje por la aparente inocencia de el  líder revolucionario que fue asesinado en el  1919, por no ser suficientemente cauto, cayó en la trampa del miserable Guajardo.

Mas el coraje, es por quererlo desprestigiar, al relacionarlo como gay, ya que  la que fue hija del tirano Porfirio Díaz, se casó con un  parrandero, que ni hijos le dió, un tal Ignacio de la Torre. Y, como era en un tiempo, patrón de Zapata, al que ya acabó por odiarlo por enfrentar a su padre Porfirio. Pues se desquitó de ambos, tanto del fallido marido, como de Emiliano Zapata,  y  los señaló con tener relaciones amorosas. Además difundía que el  Caudillo, era el Atila del Sur. ¿Qué se podía esperar de una hija… del traidor afrancesado?

La varonía de Emiliano, fue desde pequeño, muy notable, diciéndole a su progenitor que él, cuando creciera, restituiría  las tierras que arrebataban los acaparadores. Igual, fue su conducta de valiente, y su presencia, para nada se alejaba de un hombre cabal.

El tratar de deprestigiar a los mexicanos ejemplares, viene desde la remota invación clerical, que arribó  con los peores españoles. La educacíon religiosa  parte de demoler todo prestigio prehispánico, tanto de valores humanos, como artísticos, cientificos y materiales.

Sin duda, esa  educación religiosa, que recibió Emiliano, llena  de  patrañas y fantasías  absurdas para manipular las  mentes  infantiles, le impidieron ser  más hábil. Y, ya de mayor, fue muchas veces engañado, hasta por Francisco I. Madero, y, Venustiano Carranza. ¿Cómo no caería en una trampa  tan  evidente  que  le puso el infame Guajardo?

NADA MÁS Y NADA MENOS : MIS LECTORES LEALES A SUS VALORES.