Embajador del Papa abrió Puerta Santa de la Parroquia

El embajador del Vaticano en México, Franco Coppola

El embajador del Vaticano en México, Franco Coppola, presidió este 12 de octubre, el arranque de la celebración del Centenario de la Parroquia de Nuestra Señora de Guadalupe, la primera en la región de Puerto Vallarta. 

El nuncio apostólico y el obispo de la diócesis de Tepic Luis Artemio Flores, abrieron “La Puerta Santa” y proclamaron un año jubilar, donde se tienen programadas mas de 80 actividades culturales, deportivas y espirituales. 

Pasadas las 7:00 de la tarde, llegó el embajador del Papa al centro de la ciudad, para encabezar una caminata por el malecón, dónde recibió muestras de afecto de los feligreses vallartenses y turistas.

l embajador del Vaticano en México, Franco Coppola

A las 8:00 de la noche arribaron al emblemático templo, cuya puerta adornada con flores naturales, fue abierta simbólicamente, enmarcado por el repicar de campanas, junto al nuncio estuvo el obispo y el párroco Roberto Cordero Robles, organizador del evento.

De inmediato inició la solemne misa, celebrada por 26 sacerdotes, por los 100 años de la elevación a parroquia, de la iglesia que fue forjada desde finales del siglo XIX en el entonces Puerto Las Peñas, cuya torre y corona hoy es símbolo de Puerto Vallarta.

Los protocolos sanitarios por la pandemia, restringieron el acceso al sagrado recinto, pero estuvieron representantes  toda la comunidad: de las parroquias, de los grupos de apostolado,  de algunos sectores sociales, deportivos, artísticos, empresariales y de servicios de la ciudad. En primera fila estuvo el alcalde Luis Alberto Michel y su esposa María de Jesús López.

l embajador del Vaticano en México, Franco Coppola


En el atrio y calle se instalaron sillas y bocinas

Las autoridades eclesiásticas, al final de la ceremonia, inauguraron el Museo Parroquial, que tendrá seis salas, dedicadas al milagro Guadalupano, arte sacro, historia de Puerto Vallarta y exposiciones temporales 

Para celebrar el histórico acontecimiento, se ofreció una cena y verbena popular con música de mariachi y un ballet folklórico.

Comparte