Elección de jueces por votación

Sheinbaum anunció que el partido aplicaría una encuesta, en paralelo a los foros públicos que el Congreso convocará para escuchar opiniones de especialistas en torno a la reforma
0
407
Fernando Castro

La presidenta electa de México, Claudia Sheinbaum, presentó el lunes de la semana pasada los resultados de la encuesta ordenada por Morena, el partido en el Gobierno, para conocer la opinión de los ciudadanos sobre la reforma judicial impulsada por el oficialismo. Como era de esperarse, los resultados de tres encuestas aplicadas este fin de semana señalan que la gran mayoría de los mexicanos está de acuerdo con la propuesta de que los ministros de la Suprema Corte y el resto de jueces y magistrados de la judicatura sean electos por la ciudadanía en las urnas, el punto más polémico de la enmienda.

El mandatario saliente, Andrés Manuel López Obrador, autor de la iniciativa, la ha convertido en punta de lanza de su batalla contra el Supremo y los jueces que han emitido sentencias contrarias a los intereses del Gobierno. El objetivo de López Obrador es promulgar la enmienda en septiembre, en los últimos días de su Administración, apoyado por un Congreso en el que Morena tendrá la mayoría calificada para aprobar con facilidad enmiendas a la Constitución, tras las apabullantes elecciones del 2 de junio.

López Obrador dejó en claro lo que debería mantenerse intocado en la iniciativa de reforma a pesar de las consultas públicas. “Lo que yo sí creo que debe de sostenerse es que sea el pueblo el que los elija [a los jueces], porque es un principio”. En la iniciativa se harán los ajustes necesarios tras los foros públicos. No obstante, la afirmación de Sheinbaum anticipa que las modificaciones que pudieran hacerse serán de menor calado.

La presidenta electa ha indicado que los foros públicos, que serán coordinados por la Cámara de Diputados, tendrán más bien el objeto de difundir ante el público en qué consiste la iniciativa. Que se conozca el contenido de la reforma por el pueblo de México y que se escuche en este parlamento abierto qué se está planteando.

Sheinbaum anunció desde la semana pasada que el partido aplicaría una encuesta, en paralelo a los foros públicos que el Congreso convocará para escuchar opiniones de especialistas en torno a la reforma. Morena contrató a dos empresas, Enkoll y De las Heras, para aplicar en conjunto, con el departamento de encuestas de la formación guinda, más de tres mil encuestas en todo el país.

El cuestionario planteaba a la gente una pregunta preparatoria antes de pasar a las que le interesaban al partido: “Por lo que usted sabe o ha escuchado, ¿qué tanta corrupción existe en el Poder Judicial?”. Las respuestas podían ir desde “Todos los ministros, magistrados y jueces son corruptos” hasta “la mayoría son corruptos”, “pocos son corruptos” y “ninguno” lo es. La mayoría de las respuestas se encasillaron en que “algunos” y “la mayoría” de los integrantes de la judicatura son corruptos.

El corazón del cuestionario estaba en la pregunta sobre cuál tendría que ser el método de selección de ministros, jueces y magistrados. La encuesta dividió la pregunta en dos partes. Primero se cuestionó a la gente si creía que los ministros de la Suprema Corte tendrían que ser elegidos por “el pueblo de México” o por la Cámara de Senadores, como ha sido hasta ahora. El promedio de las tres encuestas refiere que alrededor del 72% de los mexicanos está de acuerdo con la elección por voto popular.

En otra pregunta, se cuestionó por el método de selección de magistrados de circuito y jueces de distrito, que hasta hoy han regido sus promociones y ascensos mediante una carrera judicial en el seno del Poder Judicial. Un 72% apoyó la elección en urnas de estos cargos.

La división de estas preguntas no es casualidad. En el grupo de asesores de Sheinbaum existe la esperanza de hacer cambios importantes a la iniciativa de López Obrador antes de septiembre.

Estas encuestas son información para ser considerada en la discusión que se va a abrir. Es una forma de conocer la opinión de la ciudadanía, y que se vea la opinión de la ciudadanía, qué es lo que piensa la gente, y sabemos que siempre van a estar vinculados con el pueblo de México, ese es el mandato, y el proyecto, eso no va a cambiar.

Sheinbaum ha insistido en la fortaleza del peso ante el nerviosismo de los mercados y ha asegurado que en su Gobierno habrá garantías para los inversionistas. No tendríamos por qué preocuparnos por las inversiones. El peso es una moneda fuerte y se espera que cuando ellos entren, aún lo siga siendo. La pregunta sería, si su vida dependiera de la cirugía a cargo de un médico electo por votación, ¿Confiaría su vida en las manos de ese galeno?

EtiquetasOpinión