El síndrome de Estocolmo

El síndrome de Estocolmo
En términos de comunicación política de gobierno, en ocasiones es necesario generar la necesidad para posteriormente llegar con la solución. Y pareciera que en días recientes esa fórmula fue seguida por el gobierno federal en el caso del Instituto Mexicano de la Radio (IMER). La llamada de atención vino sobre todo en redes sociales de parte de los mismos trabajadores y colaboradores del IMER, quienes incluso generaron el hashtag #IMER_SOS, anunciando el cambio de programación de varias estaciones, así como el despido de 200 trabajadores. Cabe recordar que el IMER es una dependencia federal, y como tal, el recorte solamente podría venir del mismo presupuesto federal, lo cual de entrada resulta curioso, pues cuando se aprueba el presupuesto anual, se contempla para todo el año. Sin embargo, al parecer, los estilos cambian.  
Comparte