El nuevo horizonte electoral

Jesús Cantú

Hace seis años las coaliciones opositoras amplias lograron arrebatar al PRI tres de sus bastiones (Oaxaca, Puebla y Sinaloa), y se quedaron muy cerca de hacer lo mismo en Durango, donde la diferencia fue de escasos 2 puntos porcentuales; en contrapartida, el PAN perdió Aguascalientes y Tlaxcala, y el PRD Zacatecas. Entonces el PRI se quedó con nueve gubernaturas, y la oposición con las otras tres, es decir, el mismo número previo a la jornada electoral, sólo que con diferentes estados.

Edición impresa digital aquí